domingo 25/10/20

Una rendija en el silencio de la enfermedad mental

Contra estigmas y autoestigmas. El Comité Pro Salud Mental en 1ª persona es una comunidad de Alfaem que lucha contra las etiquetas, la marginación y a favor de los derechos de las personas con trastornos psíquicos. También se proponen atajar el autoestigma, «que cada enfermo salga del armario», afirma Rosa Mª Álvarez.
Rosa María Álvarez Redondo es la representante del Comité Pro Salud Mental en 1ª Persona de Alfaem. JESÚS F. SALVADORES

«Nada de nosotros sin nosotros» es el lema del Comité Pro Salud Mental en 1ª Persona de León. Son personas de todos los puntos de la provincia que sufren algún tipo de enfermedad mental y se han unido bajo una voz común para hacerse oír en Alfaem y en la sociedad leonesa.

Desde León, un microbús con nueve personas, incluidas dos periodistas, parte la tarde del 24 de enero para una jornada especial. Es el día del patrón de la prensa, San Francisco de Sales, y, aunque la fecha del encuentro no fue elegida por este motivo, las personas que han acudido esta tarde a la reunión del comité quieren dar su opinión de cómo se les trata en la sociedad y en los medios de comunicación en particular. También escuchan.

Con un año y medio de andadura, el grupo se reúne mensualmente en Astorga. Se forman para hablar en público, analizan la prensa y ponen en común las inquietudes que traen de cada una de sus zonas. Se preparan para ser partícipes de la toma de decisiones en Alfaem y empoderarse frente a una sociedad que les mira con reparos y etiquetas.

«El empoderamiento nos ofrece un mejor control sobre nuestras vidas, mayor protagonismo, afán de superación, más responsabilidad y autonomía. Nos ayuda al autoconocimiento y la autoestima; en definitiva, nos hace más felices», señalan en su presentación como colectivo.

La creación de comités que ofrezcan participación y protagonismo a las personas con problemas de salud mental es un mandato de la OMS (Organización Mundial de la Salud) para que los pacientes interactúen con los servicios sanitarios y sean parte activa de la gestión de la enfermedad.

En España, los primeros comités surgen en el 2009 auspiciados por la Confederación de Asociaciones de Familiares y Afectados por enfermedad mental. Enseguida se extendieron por las asociaciones provinciales. Son un puntal de la lucha por «nuestra dignidad como personas» y la «erradicación del estigma que pesa sobre nuestra enfermedad».

En el camino a Astorga, más largo de lo que la distancia obliga y el coche permite a causa de la caravana que se forma detrás de un transporte especial de palas eólicas, el más hablador es José Luis. Quizá por cercanía a la conductora y a la periodista.

Los otros ocupantes van a lo suyo, hasta que en un momento del trayecto alguien comenta que está viendo en su tablet la web Diversamente, la plataforma del comité Pro Salud Mental en Primera Persona de la Confederación. «El motor de esta web somos las personas expertas, quienes hemos vivido las experiencias, con nuestros testimonios, con la descripción de síntomas y tratamientos, con estrategias de afrontamiento y superación desde la visión de las personas expertas», señala la presentación.

Buscan que se les escuche en el barrio, en el pueblo, en todos los entornos. «Tenemos que llegar a que nosotros seamos el cambio que queremos promover», asegura Rosa María Álvarez Redondo, la representante elegida por el comité de León.

El principal logro del comité después de año y medio de andadura es que «la gente le ha perdido el miedo». Son más de una veintena de personas las que se reúnen regularmente.

El secretario, Fernando, redacta las actas y cada miembro asume la responsabilidad de ciertas tareas para avanzar. «Hemos perdido el miedo a la participación, la gente está más suelta y confiada», asegura Rosa María Álvarez Redondo.

Ahora que ya está consolidado el grupo quieren reforzarlo con más compromiso y conocimiento de las necesidades de que cada delegación de Alfaem, especialmente de las zonas más alejadas de la capital que tienen más dificultades para hacerse oír.

A Astorga llegan desde León, Ponferrada y Villablino. Un viaje que supone un esfuerzo para cualquiera y que tiene mucho mérito en su caso. Hay días que lo que menos apetece es salir de casa. Y meterse en un coche. Pero hay un compromiso y cuentan con el apoyo de educadoras y educadores.

Las prioridades del Comité Pro Salud Mental en 1ª Persona pasan por que «se nos escuche, formarnos y comunicar al resto de usuarios». La formación es una de sus facetas fundamentales. Quieren estar preparados para «opinar, reivindicar y defender nuestros derechos» y, sobre todo, «liberarnos del estigma». Las etiquetas están en la sociedad y «es muy difícil atacarlas», admite. Uno de los métodos en los que más confían es «el tú a tú, cada uno en su ámbito puede demostrar que es una persona normal y que tiene las mismas habilidades que otras personas», subraya.

«El estigma globaliza todas las enfermedades mentales y no somos todos esquizofrénicos, ni psicóticos, ni bipolares... Somos todos distintos», apostillan en el debate con la periodista. Un coloquio en el que escuchan cómo ha evolucionado la visión periodística de la enfermedad mental y plantean sus reclamaciones.

Miguel Ángel, Leontina, Josefa, Marta, María Jesús... Cada persona tiene un deseo o un objetivo que quiere cumplir como integrante del comité. «Cuando me decida empezaré a transmitir lo que hacemos a las personas con las que tengo contacto», comenta José Luis.

Una rendija en el silencio de la enfermedad mental