miércoles. 29.06.2022

Afganistán sufrió la invasión soviética entre 1979 y 1989. La derrota de los rusos dio paso al Emirato Islámico de Afganistán, bajo el poder talibán, que se prolongó hasta 2001. Desde 2001 hasta 2021, con el auspicio de Estados Unidos y la OTAN, vivieron bajo la República Islámica de Afganistán. Amnistía Internacional denuncia que durante el Emirato Islámico de Afganistán, las mujeres vieron cómo se les arrebataba su libertad y su dignidad. De 2001 a 2021, la violencia contra las mujeres y las niñas continuó siendo

una vulneración de sus derechos, de las más graves y extendidas. Pero se tomaron medidas importantes como la creación del Ministerio de Asuntos de la Mujer, la eliminación legal de la violencia contra las mujeres, la normativa contra el acoso sexual de las mujeres y las niñas y se crearon los consejos de mujeres policía. Massouda Kohistani es un ejemplo de la participación más activa que las mujeres tuvieron en la vida económica, social y política del país. En 2008 entró a trabajar en la ‘Unidad de Investigación y Evaluación de Afganistán’, una organización de investigación independiente financiada por diferentes gobiernos y agencias. La activista afgana pidió ayer en León que la comunidad internacional «no reconozca a los talibanes como el Gobierno legítimo de Afganistán». De momento, lo ha plateado Reino Unido. Asegura que ni la población ni el Ejército afgano, fuera del país, apoyan el régimen

La revolución robada a las mujeres afganas
Comentarios