miércoles. 10.08.2022
                      DL16P36F5-19-03-22-0.jpg
DL16P36F5-19-03-22-0.jpg

Felipe VI, junto a la reina Letizia, ha presidido este viernes en el Palacio Real de Madrid el tercer homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia, en el que ha hecho un llamamiento a no olvidar nunca por lo que han representado, al tiempo que ha abogado por fortalecer los sistemas de salud e invertir más en ciencia.

Bajo el lema Un aplauso para el recuerdo, el Patio de la Armería volvió a congregar a representantes institucionales, políticos y del ámbito de la sanidad y la ciencia para honrar la memoria de los casi 109.000 fallecidos contabilizados desde que estalló la crisis del coronavirus en marzo de 2020.

«España es un país justo y solidario, siempre lo ha demostrado, con esperanza en el futuro. Jamás se borrará la impronta de todos los que ya no están con nosotros. Tienen nuestro reconocimiento y nuestro recuerdo, que permanecerán intactos para siempre», garantizó el rey a los familiares de víctimas presentes en la ceremonia.

Entre los 300 asistentes, estuvieron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, todos sus ministros, los poderes del Estado y nueve presidentes autonómicos, además de los de Ceuta y Melilla.

Como ya hicieron el pasado año, se han ausentado el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, quien viajó a Madrid directamente para entrevistarse con Sánchez en el Palacio de la Moncloa, y el lehendakari, Iñigo Urkullu.

Tampoco estuvieron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de viaje de trabajo en Venecia (Italia), ni los de Murcia, Comunidad Valenciana, Galicia, Cantabria y Navarra.

Vox se negó a participar al considerar que se trata de un «falso» homenaje que pretende encubrir a «nefasta» gestión que el Gobierno hizo de las primeras etapas de la pandemia.

Felipe VI centró su intervención en ensalzar el legado de quienes fallecieron por el covid-19 y también el de quienes arriesgaron su vida con «generosidad y valentía» para salvar a los demás.

«Sentimos juntos el miedo, la frustración y la tristeza, aunque también y desde el primer momento, la solidaridad, admiración y gratitud por todas las personas que atendían las necesidades básicas y urgentes de los demás», añadió el monarca.

Recordó la ovación diaria que los ciudadanos brindaron a los sanitarios durante los dos meses que duró el confinamiento.

Unos aplausos de gratitud que «hoy son aplausos para el recuerdo», apostilló el rey.

Felipe VI puso también de relieve el papel de los científicos, lo que permitió disponer de un antídoto en un tiempo récord.

«Las vacunas contra la covid-19 se han convertido en uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la sanidad universal», remarcó el jefe del Estado.

A su juicio, la pandemia «escribió un triste punto y aparte para muchos ciudadanos» y dejó «muchas las lecciones aprendidas» que han de representar «una guía para el futuro».

Entre ellas, destacó la necesidad de fortalecer la inversión en ciencia y los sistemas de salud, así como la cooperación internacional, el cuidado de los mayores y la solidaridad ciudadana.

Como en las dos ediciones precedentes, los asistentes se han sentado en círculo en torno al pebetero situado en el centro de la plaza, donde los reyes han hecho una ofrenda floral.

También entregaron cuatro de las 37 condecoraciones otorgadas a familiares de médicos, enfermeros y farmacéuticos fallecidos por la covid.

La ceremonia, conducida por el presentador de TVE Xabier Fortes y que ha durado 40 minutos, se cerró con la canción Lucha de gigantes, de Antonio Vega, interpretada por Alice Wonder.

El rey pide reforzar la sanidad y y no olvidar a las víctimas
Comentarios