lunes. 15.08.2022
Aurelia Álvarez Rodríguez | Catedrática de derecho Internacional privado de la universidad de León

«Los ricos obtienen visados por invertir y no se investiga el origen del dinero»

                      La catedrática Aurelia Álvarez, en la biblioteca del seminario de Derecho Internacional Privado de la Universidad de León. MIGUEL F. B.
La catedrática Aurelia Álvarez, en la biblioteca del seminario de Derecho Internacional Privado de la Universidad de León. MIGUEL F. B.

Aurelia Álvarez es catedrática de Derecho Internacional Privado en la Universidad de León y autora y webmaster de la página web de la Universidad de Derecho www.migrarconderechos.es, con 3.289.153 visitas procedentes de 194 países desde su creación en noviembre de 2009, con más de 18.160 documentos incorporados sobre legislación (4.372); jurisprudencia (4.207); bibliografía (1.927); impresos y formularios (320); noticias (7.086) y cuadernos (248). Aurelia Álvarez analiza en esta entrevista las causas y las consecuencias de los movimientos migratorios. La coincidencia en el tiempo del asalto a la valla de Melilla, con 37 muertes, y la tragedia en San Antonio (Texas), donde 53 migrantes murieron de calor hacinados en un camión lleva a la catedrática a preguntarse por esa distribución de imágenes en paralelo justamente cuando en Madrid se desarrolla la cumbre de la OTAN, que incluye en la agenda la política migratoria y el pacto de España con Estados Unidos para la llegada de jornaleros hondureños. Álvarez destaca el diferente comportamiento de Europa con los refugiados ucranianos y el resto de inmigrantes. «Creo que es magnífico que hayamos respondido tan bien, pero lo que no podemos hacer es que otras personas por no ser ucranianas o no haber huido de Ucrania no tengan la misma consideración.

—Desde el punto de vista del derecho internacional ¿cómo calificaría lo ocurrido en Melilla? ¿no va a tener ninguna repercusión internacional?

—Lo ocurrido en Melilla es lamentable. Desde el ámbito del derecho internacional privado no existe ninguna medida, pero sí en el derecho humanitario. Los que están abogando ahora mismo son las Naciones Unidas, la Organización Internacional para las Migraciones, y todas las oenegés y partidos políticos que defienden la vida y dignidad de las personas y los derechos fundamentales. Esto supone que estamos vulnerando derechos básicos. No sé porque el Gobierno no abre una investigación, como se hizo en el Tarajal. Creo que lo que ha ocurrido en Melilla tiene un impacto mucho mayor. Esto no puede quedar así, se precisa una comisión especial que determine qué ocurrió y que se identifique a las víctimas.

—El presidente del Gobierno lo atribuye a las mafias.

—Hay grupos mafiosos, pero me da la sensación de que estaban teledirigidos, la pregunta es por quién. Hay algo raro. Parece ser que los inmigrantes eran de Sudán, pero el problema es que estas personas fueron aplastadas y los pocos que se levantaron los golpearon y hubo una devolución en caliente total y de carácter colectivo y ahí sí hay protocolos de Naciones Unidas que rechazan las devoluciones colectivas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez no ha sido muy cauto a la hora de felicitar a los marroquíes por su actuación.

—El análisis de la inmigración es complejo, con múltiples factores y sinergias que no pueden atribuirse sólo a una causa. ¿Por qué se está incrementando el número de personas que huyen de sus países?

—Hay conflictos bélicos muy importantes, menos conocidos que el ucraniano, pero que se están dando y aquí les estamos denegando todo. Y luego hay que incluir los cambios climáticos. Se han publicado informes, como el del Banco Mundial, en el que se señala que en 2050 va a haber más de 200 millones de refugiados de carácter climático.

—Se pone mucho el foco en las vallas, en las fronteras, pero se habla poco de los conflictos de los países de origen y no se toman medidas en este sentido.

—Una buena política de inmigración lleva a tener muy claro qué ocurre en el país de origen, ya sea a nivel económico o de conflictos. Hay que negociar con los países de origen. A Europa le interesa rejuvenecer la población porque estamos en una situación demográfica muy envejecida y vamos a necesitar mano de obra de personas jóvenes, pero no podemos descapitalizar al país de origen. Todo lo que puedan conseguir con el trabajo lo deben retornar a sus países mediante el envío de remesas de forma fácil y poco costosa, lo que permitirá que inviertan y tarde o temprano terminen volviendo y sus familias y sus amigos van a estar ya invirtiendo. Tenemos que ser capaces de invertir en origen.

—¿Estas decisiones las debe tomar individualmente cada país o un organismo internacional?

—Bastaría con uno individual, pero está claro que en la UE ya somos 27 países. Lo que no se debe hacer es que haya unos pocos que se enriquezcan y saquen la riqueza del país porque eso lo único que hace es empobrecerlo aún más y las personas tengan que salir y arriesgar su vida. Se debe construir una buena política migratoria. Ahora se habla de conseguir un inmigración ordenada y segura, lo que pasa es que no tenemos métodos de entrada ordenada y segura y si no eso no existe se utilizan las vías irregulares y ahí es dónde determinadas personas, que probablemente sean los señores que más dinero tienen y se han dedicado al tráfico de armas y de drogas, lo estén haciendo ahora con las personas.

Regulación
«Hay que negociar con los países de origen y facilitar a los inmigrantes «Los ricos obtienen que envíen remesas»

—¿Por qué no se controla a los mafiosos?

—No entiendo por qué no.

—¿Se puede?

—¡Hombre! Claro que sí. Es alucinante que España tenga una política de extranjería para los ricos, porque tenemos una para los inversionistas. A nivel de UE, se dan visados, permisos de residencia o incluso la nacionalidad, como Bulgaria, Malta y Chipre, por invertir, y no se investiga la procedencia de esos recursos económicos, por lo que pueden venir del tráfico de personas para la explotación sexual, laboral o de órganos, sin olvidar el tráfico de armas o estupefacientes. Hay que tener en cuenta que si se consigue el pasaporte de un país de la UE ya eres ciudadano de la Unión y puedes circular por el resto de los países. España da residencia permanente siempre y cuando inviertas más de medio millón de euros en un bien inmueble, y si te dedicas a comprar acciones, un millón o dos millones de euros. Aquí estamos hablando de ricos y pobres. Tenemos unas normas que facilitan que determinadas personas, sin preguntarles de donde sale el dinero, consigan, sin venir a España, un permiso de residencia permanente. Desde la invasión de Rusia a Ucrania, el 24 de febrero, España ha dejado de dar visados a los rusos, porque lógicamente piensan que pueden ayudar a Putin, pero los que están concedidos no se pueden retirar. En el Parlamento Europeo empezaron a preocuparse a partir de 2014 y advirtieron que la ciudadanía ni se compra ni se vende, porque la nacionalidad es un vínculo que une a una persona con un Estado e instó a los Estados a detectar la procedencia de esos recursos económicos. En España existen las Cartas de Naturaleza, por las que los deportistas de élite consiguen la nacionalidad en un breve periodo de tiempo.

—Las actuales políticas migratorias están favoreciendo...

—...todo lo que podamos imaginar

Regulación
«Hay que negociar con los países de origen y facilitar a los inmigrantes «Los ricos obtienen que envíen remesas»

—¿Por qué España ha cambiado su política con respecto al Sáhara?

—De la noche a la mañana, todas las sentencias que hay del Tribunal Supremo cuestionan que el Sáhara fuera español, lo que daba derechos en España a los hijos de los saharauis. Las sentencias se basan en que los saharauis nunca fueron españoles, sino súbditos, y el día que España abandonó el territorio, el decreto del año 1978 dio un año a los antiguos saharauis a optar por la nacionalidad, pero dentro de los consulados españoles. Pero no recibieron la información, y los medios de comunicación entonces tampoco lo publicaron. Ahora, para que los hijos de los saharauis puedan tener la nacionalidad española, los padres tienen que declararles apátridas, por lo tanto tienen que pasar por la apatridia, y una vez que nace un hijo suyo dejar de ser apátrida y se le atribuya la nacionalidad española desde el nacimiento (art 17.1 C del Código Civil). Hay muchos que lo han solicitado, pero van pasando los años. Es una cuestión muy sensible, pero no podemos dar bandazos cuando lo teníamos todo claro. España tiene una deuda con el pueblo saharaui y no se les puede abandonar sin darle una salida. El Gobierno debe reflexionar y no contentar sólo a nuestro amigo el marroquí porque estamos en un ámbito mundial. Marruecos puede ser el guardián de las fronteras ¿pero a qué precio?

—Eso significa que España es rehén de Marruecos, que cuando no quiere no guarda

—Tenemos movidas fuertes. Lo que pasó en el Tarajal fue bestial, lo que hizo España con la devolución, la aparición de instrucciones que no existían con un procedimiento urgente y sin individualizar. El 23 de junio ha salido una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía rechazando ese procedimiento y hay que ejecutar esa sentencia con el retorno de los menores. Si por casualidad encontramos a los chavales, a ver lo que les ha pasado. Si se hubieran quedado en España habrían quedado con el mecanismo de protección de MENA (Mejor Extranjero no Acompañado) que permite incluso acceder a una actividad laboral a partir de los 16 años.

—¿Cómo afectan los discursos de odio a la vida de los menores que llegan no acompañados?

—Las noticias tienen un impacto horroroso. Esos mensajes caen en tierra de cultivo fácil porque estamos en una situación de empobrecimiento general. Los discursos de que ‘los moros’, como despectivamente los llaman, tienen más ayudas son falsos. Hay gente que dice que cuando llegan ya saben qué van a cobrar y yo les digo que ni yo misma sé las subvenciones que hay, que son procedimientos muy complejos, así que un señor que no habla absolutamente nada, ni sabe de nuestras leyes, no puede ser que sepa a lo que se expone cuando llega al país.

Emigrantes leoneses
«Hay más leoneses que viven fuera de León que inmigrantes que viven en la provincia»

—¿Cree que hay países que utilizan a las personas como armas de guerra?

—Son la moneda de cambio. Marruecos ha jugado con España y con la Unión Europea. Es una emigración híbrida en el sentido de que tu me das y yo te controlo.

Migrantes varados en Tapachula guardan un minuto de silencio en memoria de los
fallecidos en un tráiler en San Antonio. JUAN MANUEL BLANCO
Migrantes varados en Tapachula guardan un minuto de silencio en memoria de los fallecidos en un tráiler en San Antonio. JUAN MANUEL BLANCO

—¿Qué pide Marruecos ahora?

—El conflicto comenzó con la pesca, y de eso se habla poco. Los marroquíes se metieron en las aguas de los saharauis. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea estableció una zona exclusiva y eso les ha sentado fatal. Desde ese momento todo fue a peor. Ahora añadimos qué va a pasar a corto plazo con la alimentación de los saharauis. A la zona subsahariana no llegan las semillas para sembrar procedentes de Rusia o Ucrania, por la guerra. Si no plantan no recogen y si no recogen, y ese es su único producto con el que se alimentan, habrá hambruna e inmigración hacia el norte. ¿Dónde se van a ir quedando? En países intermedios, con lo que los emisores de inmigración van a ser receptores. España es el único país que tiene acuerdos de inmigración con Marruecos, con lo cual, cualquier persona que entre de forma irregular a través de Marruecos, se la devolvemos.

—Algunos discursos omiten que España fue y es un país de emigrantes.

—Tenemos muchos más leoneses que viven fuera de España que inmigrantes en la provincia de León. Estamos perdiendo a los talentos. No sabemos repoblar. Castilla y León es la comunidad con más kilómetros, pero muy poco poblada. ¿Es diferente el movimiento migratorio si tienen que marchar de España o tienen que venir? Los dos se producen por motivos económicos en la mayoría de los casos. Si nuestros jóvenes se van a Alemania es porque les pagan cinco veces más que aquí, en el caso de que encuentren en España un empleo, que no lo hay. ¿Acaso estamos todos muy a gusto viviendo en Alemania? Claro que no. Nosotros hemos sido país de emigración. Entre Argentina y Uruguay hay tantos gallegos que sería la quinta provincia de Galicia.

Protestas en la ciudad de Melilla por la muerte de los 37 inmigrantes en el asalto a
la valla. F. G. GUERRERO
Protestas en la ciudad de Melilla por la muerte de los 37 inmigrantes en el asalto a la valla. F. G. GUERRERO

«Los ricos obtienen visados por invertir y no se investiga el origen del dinero»
Comentarios