lunes. 05.12.2022

La Sociedad de San Vicente de Paúl recoge ropa durante todo el año para menores, desde tallas para bebés hasta la adolescencia, que luego se reparte entre los hijos y las hijas de las familias a las que atienden. En la casa de Calor y Café, en la calle San Pedro, el personal voluntario también recibe donaciones de libros y material escolar, con el que dan apoyo a los menores que carecen de recursos. En el centro Ozanam tienen a su disposición una biblioteca que se llena con los libros donados por familias que colaboran con la entidad, libros de lecturas que recomiendan los colegios al alumnado y que muchas familias no pueden comprar, pero también libros de textos, cuadernos, folios, lápices, colores... y juegos de mesa. Todo lo necesario para las actividades de desarrollo psicosocial y educativo.

El programa de menores de San Vicente de Paúl, uno de los menos conocidos de la Sociedad en León pese a ser el más veterano, ofrece un servicio integral a los menores y a las familias en riesgo de exclusión social, con actividades de ocio y tiempo libre, reparto de alimentos y campaña de navidad, con la llegada de los Reyes magos al centro Ozanam gracias a la recogida y la donación de juguetes que se hace en el mes de diciembre.

Para reforzar positivamente a los menores, la Sociedad San Vicente de Paúl organiza charlas con las familias. «Hay padres y madres que están muy implicados en los estudios de sus hijos. Insistimos principalmente en los que tienen más dificultades con la lengua, porque los menores no tienen muchos problemas, pero a sus padres les cuesta más y es más difícil llegar a ellos», asegura la educadora Andrea Gómez, que cree necesaria una mayor coordinación y colaboración de los colegios y los institutos.

Ropero y reparto de alimentos para no quedarse fuera
Comentarios