sábado 31/10/20
Ocho días sin tregua

Rosell: «Si las medidas no funcionan habrá que endurecerlas»

Un total de 1.700 contagios y 50 muertes, 36 en hospitales, son el negativo balance de los últimos ocho días en la provincia leonesa. La situación epidemiológica de León y San Andrés preocupa especialmente. Ignacio Rosell, secretario del Comité de Expertos de Coronavirus de Castilla y León señala que si las medidas no funcionan «habrá que acabar endureciéndolas». Pide cuidado en la hostelería, el trabajo y, sobre todo, las reuniones sociales.
balance19

La provincia de León ha vivido una dura semana de segunda ola de pandemia. O de coletazos de la primera, puesto que según algunas voces expertas, como la viróloga Margarita del Val, la segunda ola está por llegar a España. Un total de 1.700 personas han dado positivo a pruebas diagnósticas de infección activa. Son el 15,7% de los casos confirmados acumulados en la provincia de León desde el inicio de la pandemia en tan solo ocho días.

El covid ha causado 50 muertes, 36 de ellas en hospitales, con las 5 notificadas ayer, en el periodo que va del 11 al 18 de octubre, y la presión hospitalaria se traduce en un aumento de 42 camás ocupadas por pacientes de coronavirus en plantas del Caule —Hospital de León y Monte San Isidro— donde ayer se llegaba a la cifra de 214 personas hospitalizadas en planta y 21 en UCI y 12 más en el Hospital El Bierzo, que alcanzaba ayer 32 en plantas y 5 en UCI.

En realidad, el número de ingresos hospitalarios ha sido superior. Las altas y muertes en el hospital dejan huecos libres y sin embargo todos los días se supera la cifra de ingresos hospitalarios. En total hay 7.644 personas con la infección activa en la provincia, un dato de por sí preocupante, aunque el foco más problemático está en León y San Andrés del Rabanedo, donde la transmisión comunitaria no se ha frenado.

balance19 (2)

En la capital se alcanzó el sábado una tasa de incidencia acumulada de 652 casos por 100.000 habitantes. «Me preocupan León y San Andrés, efectivamente. No vemos una buena evolución», afirma el secretario del Comité de Expertos de Coronavirus de Castilla y León, Ignacio Rosell.

Una de las explicaciones es que «con transmisión comunitaria, a pesar de las medidas aplicadas, seguramente ya había muchos contagios y cadenas de transmisión en marcha, que siguen aflorando», responde a preguntas de Diario de León. «En León y San Andrés —recalca— «hay transmisión comunitaria a todos los niveles. Cuidado en la hostelería los, en los trabajos, en el transporte... y muy especialmente en los hogares y encuentros con amigos y familiares no convivientes. La gente «de confianza», de «toda la vida» no nos va a engañar en un negocio, no nos va a traicionar... pero el virus no entiende de esas cosas. No nos relajemos», insiste.

El experto de la Junta, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública, hace hincapié en otros aspectos significativos. «En el debate público se habla mucho de la medida de ‘confinamiento’ (palabra que tiene varias interpretaciones, en este caso es de tipo perimetral de los municipios, no de cada uno en su casa)», pero recuerda que desde el punto de vista epidemiológico esa medida «está pensada siempre para proteger a los de fuera, no a los de León y San Andrés, sino a los territorios vecinos. No es la medida más importante para los de dentro», precisa.

Todas las demás medidas –menos contacto social y restricciones de aforos y horarios— son las que están pensadas para proteger a las personas que residen en los dos municipios confinados. «No protegen porque estén escritas en un boletín oficial o en un bando de los alcaldes», recalca.

Ignacio Rosell, secretario del Comeité Covid en CyL. DL

«Las medidas solo protegen si se cumplen. Solo por estar escritas, no hacen nada», añade. Rosell hace la siguiente reflexión al respecto: «Se habla mucho de ‘la gente’ que incumple. Pero ‘la gente’ somos cada uno. Pido una reflexión general sobre las ‘excepciones’ que cada uno hace en su vida diaria en la protección». Una llamada de atención que hace extensiva a empresas y administraciones que tienen «que velar y facilitar el cumplimiento», apunta.

«Si estas medidas no funcionan, habrá que acabar endureciéndolas», subraya Rosell. En España hay un acuerdo nacional de actuación en 500 casos por 100.000, establecido en el Consejo Interterritorial de Salud. En otros países las medidas restrictivas se adoptan con menos casos, como es el caso de Francia, que ha puesto el corte en 250 por 100.000 habitantes y ha impuesto toque de queda de 21.00 horas de la noche a las 6 de la madrugada, además de cerrar bares y cafés —no restaurantes— durante dos semanas.

El Ministerio de Sanidad trabaja actualmente con todas las comunidades autónomas «en un modelo de niveles de riesgo e indicadores para ir actuando de forma progresiva, sin tener que llegar a esos niveles de incidencia (500 contagios por 100.000 habitantes)», señala el experto.

Ignacio Rosell coincide con el ministro Illa —y con muchos otros, matiza— en que «pueden venir meses complicados. El frío hace que nuestros encuentros con otras personas sean en espacios cerrados, donde la transmisión es mucho mayor». Además, «la gripe y otras infecciones respiratorias pueden complicarlo todo».

En cuanto al escenario que se presenta, toma como referencia lo ocurrido en el hemisferio susur. «De momento parece que las medidas contra covid-19 han permitido también reducir mucho los contagios de gripe. Pero puede ocurrir cualquier escenario». El peor escenario que se contempla es que haya que volver al confinamiento en casa y que el sistema sanitario se colapse. «Tenemos que contribuir todos a evitar la transmisión o el sistema sanitario tiene riesgo de ser sobrepasado. No queremos volver al confinamiento en casa, es la última medida. Lograrlo depende de todos, no sólo de los sanitarios, de todos».

Rosell: «Si las medidas no funcionan habrá que endurecerlas»
Comentarios