viernes 27/5/22

Greenpeace ha calificado de «agridulce» la ley de residuos y aunque reconocen «algunas mejoras», la ley «carece» de objetivos ambiciosos, según ha asegurado a Efe Julio Barea, responsable de campañas de Consumo y Biodivesidad. Desde Greenpeace han celebrado la erradicación de utensilios de plásticos de un solo uso y «poder disfrutar» de agua del grifo —no embotellada— en bares y restaurantes, además de la fiscalidad verde para pagar por el vertido y la incineración de residuos. Ha calificado los objetivos de reducción de residuos de la ley como «muy bajos y pequeños».

Sabor agridulce para Greenpeace
Comentarios