martes 19/1/21
Reencuentro con su hermano

El camarero que pedía en Ordoño, salvado de la calle

Tras quince años sin contacto, un hermano de Paco Alba, el camarero que pide en Ordoño, lo reconoce al leer el reportaje del Diario de León y lo rescata del frío y el hambre. La historia suma 26.000 visitas en el digital de periódico

 

 

Paco (derecha) con Antonio, al que no veía desde hace 15 años. DL
Paco (derecha) con Antonio, al que no veía desde hace 15 años. DL

Hay muchas vidas dentro de una vida. La de Paco Alba, el camarero en paro que pide en Ordoño desde hace tres meses, acaba de dar un giro inesperado que le puede cambiar el futuro. En un reportaje publicado en el Diario de León el pasado lunes, este hombre de 63 años se atrevió a contar «la vergüenza, el frío, el hambre y la soledad» en la que vivía al verse obligado a pedir en la calle. Su historia se ha convertido en viral. Acumula casi 26.000 visitas en la edición digital del Diario de León y corrió como la pólvora por las redes sociales.

A pesar de que en los últimos años trabajó en Vigo y quedarse en paro en enero, Paco es una persona muy conocida en León porque parte de su trayectoria profesional como camarero la ha ejercido en la Casa de Asturias y la Venatoria. 
La repercusión y la rapidez con la que corren las noticias por las redes sociales llegó hasta Palma de Mallorca, donde vive uno de los hermanos de este camarero. Antonio leyó la historia y reconoció a su hermano, al que no veía desde hacía 15 años. El miércoles se trasladó a León, lo metió en un avión y se lo llevó a su casa en la isla. «Se enfadó mucho conmigo porque me vio en el periódico pidiendo en la calle. Hacía quince años que no nos veíamos. A mi familia no le  quise decir nada porque me da mucha vergüenza que conozcan la situación en la que estoy», cuenta Paco desde su nuevo destino. 

paco3
Ahora busca una habitación para dormir. «No quiero molestar en la casa de mi hermano, quiero vivir solo aunque tenga su apoyo y de su familia. Iré a su casa a comer». Para Paco, reencontrarse con su hermano «ha sido una salvación en el momento más oportuno, por lo menos para limpiar mi cabeza. Ya estaba muy desesperado y me veía en un agujero negro. Estaba muy tocado».

"Me voy a dar otra oportunidad"

El viaje a Palma es provisional. Su intención es volver a León. «Llevo unas horas aquí y me voy a dar una oportunidad. Espero que me venga bien, pero echo de menos León. Intentaré encontrar un empleo aquí que hay más turismo, pero nadie quiere contratar a un hombre de 63 años. Los trabajos que hay son para gente más joven».
De momento, Paco tiene a una familia que le apoya, uno de los calores que más echaba de menos durante las frías horas en la calle. «Algunos amigos me daban ánimos. Tengo una amiga, que fue la que me animó a contar mi historia, que me traía los geles hidroalcohólicos y las mascarillas una vez a la semana, pero los días son largos y fríos  en la calle. Había gente que decía que algo habría hecho y tenía que agachar la cabeza».

El camarero que pedía en Ordoño, salvado de la calle