martes 24/5/22

Guerra abierta contra los ‘aprovechados’ de las vacunas en las nuevas instrucciones de Sanidad tras cumplirse las tres primeras semanas de la campaña de inmunización. La Comisión de Salud Pública ha aprobado la ‘actualización 2’ de la Estrategia de vacunación en la que se insta a las comunidades terminar ya de inocular a los mayores de las residencias y sus cuidadores, para empezar cuanto antes con la vacunación de todos los sanitarios de a pie (que no gestores de despacho) aunque no estén en primera línea de la lucha contra la covid tratando con pacientes infectados. Eso sí, y dada la falta de suministro, el Gobierno central pide a las autonomías que no vacunen, al menos por el momento, a los sanitarios que ya han pasado la enfermedad, a la espera de que su inmunidad natural les proteja durante un tiempo.

Las nuevas instrucciones se conocen en plena polémica tras saberse que, a pesar de la grave crisis de suministro de viales, centenares de dosis, probablemente varios millares, han sido inoculadas a políticos, altos cargos y gestores sanitarios, allegados de esos ‘enchufados’, e incluso familiares de las personas ingresadas en las residencias. En la mayoría de los casos, los infractores han alegado que, según habían interpretado, ellos sí que eren personal sanitario indispensable, aunque su ocupación fuera la gestión burocrática alejada del riesgo de tratar con pacientes.

La nueva estrategia aclara cualquier confusión a estos supuestos ‘aprovechados’. Ante todo, se debe continuar vacunando a las personas del primer grupo ya conocido: residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de mayores y de atención a grandes dependientes, personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario, otro personal sanitario y sociosanitario y personas consideradas grandes dependientes que no estén institucionalizadas.

En el caso de que las autonomías ya hayan acabado con los mayores de las residencias, grandes dependientes y cuidadores, Sanidad aclara que el siguiente objetivo debe ser extender la inmunización a los «profesionales del ámbito hospitalario y de atención primaria no considerados de primera línea» y que es este y solo este el grupo que se engloba en el llamado «otro personal sanitario y sociosanitario», en clara referencia a excluir a los gestores hospitalarios o cargos sanitarios que se han arrogado el derecho a saltarse la cola. Los expertos de Sanidad también instan a las consejerías a incluir en este primer grupo al «personal de Odontología, higiene dental y otro personal sanitario que atiende sin mascarilla durante más de 15 minutos».

Los que pueden ser excluidos, por el momento, de la vacunación —explica el documento— son los sanitarios, de primera línea o no, que ya pasaron la enfermedad, habida cuenta de los problemas de abastecimiento existentes y los que se avecinan desde que Pfizer, el principal suministrador de la UE, decidiera recortar en más de un 40% sus entregas en las próximas semanas para reajustar su cadena de producción y aumentar la fabricación para primavera.

Sanidad prohíbe priorizar la vacuna a gestores sanitarios y altos cargos
Comentarios