jueves. 09.02.2023
El ALMANAQUE PARA LABRAR Y EDIFICAR

Lo dicen los astros: 2023 será seco y caluroso

El arquitecto leonés Francisco Alonso vuelve un año más con su calendario San Jorge para la agricultura y la construcción. Con un enfoque biosaludable y el conocimiento de la influencia de los astros sobre la Tierra pronostica un 2023 «seco y caluroso»
Francisco Alonso Alonso, autor del calendario San Jorge que señala los días para labrar y construir desde hace más de veinte años. FERNANDO OTERO
Francisco Alonso Alonso, autor del calendario San Jorge que señala los días para labrar y construir desde hace más de veinte años. FERNANDO OTERO

El calendario Agricultura y Construcción San Jorge, que señala los días serenos de laboreo y albañilería, parece siempre el mismo, pero cada año es diferente. Según su autor, el arquitecto Francisco Alonso Alonso, este año «actualiza el ritmo Lunar en sus ascendentes y descendentes como influencia  principal en las plantas de la agricultura, y el Apogeo y Perigeo Lunar para la puesta en obra de los materiales en la construcción». «La aparente monotonía y repetición de los ritmos lunares en este calendario, en su realidad experiencial es  ‘cambio permanente’», apostilla. 

En relación al tiempo que traerá 2023, «la predicción hecha es que será  seco y caluroso», se aventura a afirmar. Una tendencia que, asegura, no tiene nada que ver con el cambio climático, sino que está escrita en el cielo. «Los astros están posicionados en esa tendencia y Júpiter, Saturno, Conos y Eolos ‘no juegan a los dados’», asegura tomando el símil con Dios. «Tampoco le afecta el cambio climático. Viene así la astronomía», añade. 

Júpiter y Saturno son los planetas que más influencia tienen sobre la Tierra y sus condiciones climatológicas por ser «los más grandes y los más lentos en su recorrido alrededor del Sol».

En cada mes incluye la tendencia climática debajo del refranero. Enero comenzará invernal en la primera quincena y la segunda prevé lluvias y nieve con la Luna llena; febrero vendrá con «mucho frío» y a mediados con lluvias; marzo traerá frío con heladas en la primera quincena y el resto templando y con lluvias; abril «será un mes de tendencia  a calor y luz» con tomernetas en sus últimos días; igual predicción para la primera quincena de mayo; la segunda refrescará en las noches; julio «será un mes de calor seco.

A mediados refrescarán las noches y a finales mucho calor». Caluroso y con mucha luz comenzará y terminará julio, con menor intensidad a mitad de mes. Mucho calor hará todo agosto y septiembre será también «seco y caluroso», con «el veranillo de la miel» con la Luna en Sagitario el día 23. Octubre seguirá calórico con bajada de temperaturas en las noches; luz y calor con noches frescas en noviembre y algunas lluvias a final de mes y diciembre seguirá la misma tendencia climática con lluvias en Navidad.

Francisco Alonso no quiere sentar cátedra y mucho menos con el tiempo. «Los abuelos en su conexión sapiencial nos siguen diciendo que ‘el que quiera decir mentiras que se ponga  a hablar del tiempo’». Y nunca como ahora el tiempo se ha convertido en tema de conversación cotidiana con todo tipo de predicciones, desde los satélites hasta los métodos tradicionales de la sabiduría popular, como las cabañuelas, y la astronomía, método este último que atrae más al autor del calendario San Jorge.

Predicción del tiempo
«Las personas de campo van meditando sin ir a clase de yoga. Las cabañuelas son eso»

El arquitecto incluye en su bibliografía la recomendación de la aplicación Stellarium Mobile que ayuda mucho en la comprensión del firmamento como guía para su contemplación. El almanaque se erige como una guía para la agricultura saludable a través del análisis de las sustancias minerales que como el silicio, la calcita y la arcilla están presentes en el Planeta tanto en su exterior como en los procesos de transformación interior.

«Esta transformación sirve a lo agrícola, proporcionando la fertilidad a la tierra de cultivo» y también «los parámetros valorables en la construcción de hábitat de animales y humanos en la búsqueda de cobijos favorecedores de vida».

El calendario recoge las enseñanzas de María Thun, autora del Calendario de Agricultura Biodinámica,  con quien perfeccionó esta aventura que inició hace ya casi treinta años como una forma de mantener la cultura tradicional de su pueblo, San Esteban de Nogales.

Sobre la Tierra 
«Los planetas que mñas influencia tienen son Júpiter y Saturno por ser los más grandes y lentos» 

El huerto familiar y Vivir en casa sana, de Mariano Bueno; o las publicaciones especializadas en astronomía y agricultura como La acción de los planetas en el cultivo y en el hombre, de Bernard Lievegoed le han servido de guías. Este año recomienda Las doce noches santas de Jaime Pairó, y sigue entre sus obras preferidas La revolución de una brizna de paja, de Masanobu Fukoaka. 

En el canlendario de San Jorge confluye también la herencia que Francisco Alonso ha recibido de sus antepasados, en particular de las mujeres como su madre Dominga y su tía Quica la Múrcia, entre otras. Recuerda el significado de las estaciones y la magia de la quietud del invierno. «‘En invierno el sol preña a la Tierra’  es dicho popular que aún oí a las madres de mi generación refiriéndose a la Arada de otoño y otros laboreos de abonado que abren el terreno de cultivo al Sol, al agua y a la nieve de invierno. como saber material experiencial para que la Tierra, en primavera, sea ‘amorosa’ y ‘fértil’».

Su intención es transmitir «conciencia de lo fértil en la vida de las plantas desde la propia tierra que las sostiene en su enraizar». Un hecho que «se traslada a nuestra manera de habitar nuestro planeta, su fertilidad y la nuestra». Ahí están los 365 nuevos días de 2023 para probarlo en el huerto y en el cuerpo sin perder de vista su conexión cosmológica.

Medidas ante la escasez de agua

En relación a las labores alimentarias con resonancia lunar el calendario de Francisco Alonso también señala los días favorables a fermentos y levaduras para hacer pan ,quéfir, yogur, kombucha, schucrut y otros fermentados.

Dada la progresiva escasez de agua, para los meses de verano  introduce «una nota con los días de mejor asimilación de agua por las plantas». El calendario de Francisco Alonso sigue fiel a su tradición de editarse en papel y se puede adquiir en la Librería Pastor, Artemis y Leopoldo de la capital leonesa.

«Comprarse un ‘facho’ y empezar a labrar el huerto es lo mejor que se puede hacer»

El día 13 de diciembre comienza el ciclo de las cabañuelas, una tradición popular para la predicción del tiempo que hará el año que viene a partir de la observación de las condiciones climatológicas del periodo que va desde esta fecha, festividad de Santa Lucía, hasta el 6 de enero, día de la Epifanía de los Reyes Magos, en el calendario litúrgico.

La tradición señala que cada día, entre el 13 y el 24 de diciembre, corresponde a uno de los meses del año, empezando por enero. El día de Navidad, 25 de diciembre, se descansa y el 26 se empiezan a tomar nota de las observaciones con el sentido de los meses a la inversa. Es decir se empieza en diciembre y se termina en enero el día de Reyes.

«Siempre escuché decir a mi madre ‘empiezan las cabañuelas’. Es un tema meditativo, un ingrediente de ámbito psicológico e intelectual», señala Francisco Alonso. «Las personas de campo van meditando sin ir a clase de yoga porque barruntan o preveen el tiempo por intuición y observación del cielo».

 El autor del calendario San Jorge —una advocación cristiana con «una intención laica, al querer señalar la conexión directa del agricultor al cielo»— asegura que más allá de todo lo que contiene el almanaque, que es mucho, lo importante «es comprarse un facho (azada) y empezar a labrar el huerto, compartirlo y disfrutarlo». Quizá no hay cosa tan sencilla y al alcance de la mano (y de los deseos) de tan poca gente. 

Lo dicen los astros: 2023 será seco y caluroso
Comentarios