martes. 29.11.2022
Imagen de uno de los laboratorios de catas ciegas de Mercadona

Mercadona ha sido destacada por Boston Consulting Group como una de las 16 empresas del mundo, junto con Ikea o Amazon, con un modelo de «innovación radical» en el que participan los clientes. Cada vez que la cadena lanza un nuevo producto, hay mucha ‘cocina’ detrás. De hecho, Mercadona tiene laboratorios de innovación en los que la empresa analiza junto a los clientes (los jefes) las ideas para sacar al mercado los nuevos productos que se comercializarán. En ellos se analizan las nuevas sinapsis que se generan en el cerebro social, con lo que tratan de adelantarse a las nuevas necesidades que surgen para satisfacerlas. Mercadona sostiene que la coinnovación (innovación transversal que involucra al cliente) es la base de su modelo de éxito. «Es, por lo tanto, un trabajo conjunto de toda la cadena productiva, en el que siempre se tiene al cliente como faro, con el objetivo de mejorar costes en todos los procesos de la cadena y lograr sorprender

al cliente con productos de máxima calidad y al mínimo precio posible». En estos laboratorio se analizan los nuevos productos o los cambios siguiendo la estrategia de ensayo error, con lo que en ocasiones, un producto que se ha modificado, se revierte a su originalidad. En 2015 se introdujeron en los supermercados de Mercadona unas 400 novedades, de las cuales 100 procedían directamente de escuchar al jefe en estos centros de trabajo. «Por estos laboratorios pasan fabricantes, proveedores y clientes asiduos y entre todos se definen cuáles son las necesidades del consumidor y de qué manera podemos darles respuesta», explican en la compañía.

Las sinapsis de la inteligencia Mercadona
Comentarios