sábado 5/12/20

El sindicato noruego financia más fosas como las de Genara

Los miembros de Elogithan donaron aproximadamente 70.000 euros

La maestra leonesa Genara Fernández fue fusilada en 1941 y enterrada sin lápida en una fosa común. Casi 80 años después, sus restos han sido entregados a su familia gracias a la investigación realizada por la periodista del Diario de León, Ana Gaitero y un sindicato de electricistas noruegos, que desde 2014 financia exhumaciones e identificaciones de represaliados republicanos.

La familia de Genara acudió a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) con la intención de encontrar los restos de la maestra en un cementerio de la capital leonesa. Finalmente, los trabajos de exhumación comenzaron en junio de 2019, con la presencia de voluntarios de la ARMH, familiares de la profesora y un grupo de sindicalistas recién llegado de Noruega.

Desde que comenzó esta curiosa colaboración entre la ARMH y el sindicato de electricistas Elogit, sus miembros han donado aproximadamente 70.000 euros, algo que uno de sus representantes, Henning Solhaug, se niega a calificar de caridad.

«Vosotros podéis llamarlo ayuda, pero nosotros lo llamamos participación y solidaridad», aclara a Efe. Cuando participan de esta manera, asegura, se llevan algo a cambio: «Reconocer nuestra propia historia, la historia de Europa, y ver qué le ocurre a un país cuando pasa 40 años bajo el fascismo».

En esta solidaridad internacional, asegura, está la base de un sindicato para ellos, en «la forma que tenemos de pensar y actuar» que no conoce fronteras.

Devolver lo que les debemos

Cuando Solhaug viajó en 2013 a España con otros representantes del sindicato Elogit, el objetivo era estudiar cómo la crisis económica española había afectado en este país a su sector. Él, sin embargo, ya tenía un interés por la historia de esa guerra previa a la Segunda Guerra Mundial que no mucha gente en su país conocía.

«La mayoría de los que fueron no conocía nada sobre la guerra y los desaparecidos», explica, «así que al volver tuvimos una discusión sobre cómo devolver lo que les debíamos».

Preguntado sobre esta supuesta deuda con los españoles, explica que se debe a «su lucha contra el fascismo europeo dentro y fuera de España, ya que tuvo un gran impacto para las mentes de las gentes y para el resultado de la guerra».

Desde el comienzo de la guerra, miles de voluntarios de varios países acudieron en ayuda de las tropas republicanas en la lucha contra un fascismo que también veían asomar en sus propios países. Pero también los españoles exiliados jugaron un papel importante en la Segunda Guerra Mundial posterior, formando parte de las milicias en varios países, incluido Noruega.

En 1940, varios centenares de españoles (la cifra varía según las fuentes, entre 500 y 1.000 soldados) que formaban parte de la llamada Legión Extranjera combatieron con los aliados en la batalla de Narvik, que finalizó cuando el ejército francés retiró de allí sus tropas para centrarse en otros frentes, dando por completada la invasión alemana de Noruega.

Para Solhaug, este momento de colaboración entre ambos países es un claro ejemplo de lo que se puede conseguir con esta solidaridad internacional.

«Honestamente, debería haber mucha más gente ayudando desde fuera» opina, «porque todas las fuerzas democráticas europeas tienen una deuda con los españoles por su lucha contra el franquismo».

Varias cosas han cambiado desde que en 2013 se pusieran en contacto con la ARMH. Desde que comenzó su colaboración, familias como las de Genara Fernández o Timoteo Mendieta, otra de las excavaciones financiadas por los noruegos, han podido recuperar e identificar los restos de sus antepasados.

En Noruega ha corrido la voz, y desde 2014 se han unido más sindicatos a la colaboración con la ARMH.

El sindicato noruego financia más fosas como las de Genara
Comentarios