viernes 10.07.2020
La última del Diario

Skate en silla de ruedas en Brasil

Diego Antonio Soares practica un deporte radical tras sufrir un accidente de moto que le dejó discapacitado; sube empinadas cuestas en un país sin accesibilidad
Diego Antonio Soares utiliza su silla de ruedas para practicar deporte tras un accidente de moto. FERNANDO BIZERRA
Diego Antonio Soares utiliza su silla de ruedas para practicar deporte tras un accidente de moto. FERNANDO BIZERRA

Suben por empinadas rampas a toda velocidad, bajan escaleras de espaldas y se lanzan al vacío sin pensárselo dos veces. Son jóvenes brasileños en silla de ruedas que han aprendido a través del monopatín a lidiar con sus propios miedos y vivir en un país hostil en materia de movilidad.

A Diego Antonio Soares la práctica de skate, un deporte radical le devolvió las ganas de querer volver a salir a las intrincadas calles de Brasil, de las que solo el 4,7 % están adaptadas para personas con discapacidad física, según datos oficiales.

Hace casi cuatro años Diego sufrió un grave accidente de moto: «Para ser más exacto, el 25 de septiembre de 2016. Me desperté 46 días después en la Unidad de Cuidados Intensivos y cuatro meses después salí del hospital en silla de ruedas», recuerda a Efe.

Entró en una profunda depresión. Era «totalmente dependiente» de su madre, asegura, hasta que se topó con el Instituto Faca na Cadeira. «Fue una luz al final del túnel», afirma este joven de 28 años.

Equipados con un casco, rodilleras, coderas y protectores para el cuello y la columna, los «atletas», como así reza en su uniforme con los colores de la bandera brasileña, realizan maniobras de riesgo sobre las pistas de skate del Centro de Deportes Radicales de Sao Paulo.

Los más experimentados, como Valdir Sousa, de 31 años, víctima de un accidente laboral, llegan a superar los 60 kilómetros por hora.

«Estoy libre, estoy volando», expresa. No tiene reparos en ponerse al filo del precipicio. Se toma unos segundos para concentrarse y se lanza de espaldas desde una altura de dos metros.

Se desequilibra, cae, da varias vueltas por el suelo, pero rápidamente se levanta y choca el puño con el compañero que tiene más cerca.

Acompañados siempre por instructores voluntarios, los alumnos aprenden a erguirse con su silla cuando se caen, bajar escaleras y superar desniveles, entre otras habilidades.

Skate en silla de ruedas en Brasil