miércoles 18/5/22

Sube la obesidad en los niños pobres al 32%, frente al 19% de los ricos

Los especialistas de León aconsejan más ejercicio más consumo de frutas y verduras
                      El ejercicio físico ayuda a prevenir la obesidad y las enfermedades asociadas. CHICO SÁNCHEZ
El ejercicio físico ayuda a prevenir la obesidad y las enfermedades asociadas. CHICO SÁNCHEZ

Uno de cada cuatro menores de Castilla y León tienen sobrepeso. Sin embargo, Save the Children advierte de que en esta estadística hay diferencias entres los niños y niñas de familias más desfavorecidas y de los que pertenecen a familias que no tienen dificultades económicas. Según el estudio Adiós a la dieta mediterránea: nutrición y hábitos saludables de la infancia en España la incidencia de la pandemia y de la renta de las familias en la salud nutricional de los niños y sus hábitos saludables, comparando un sondeo a más de dos mil familias realizado en octubre de 2021 con la Encuesta Nacional de Salud (2017).

«Vivir en un hogar pobre duplica el riesgo de sufrir obesidad o sobrepeso, que en España ya tienen uno de cada tres niños tras la pandemia», asegura Andrés Conde, director general de la oenegedé, que advierte de que la situación puede agravarse por la subida de precios de alimentos como verduras y frutas. Justo los alimentos más recomendados por los pediatras para evitar que los menores sufran problemas de salud como consecuencia del sobrepeso. La pediatra del Hospital de León y responsable de la consulta de endocrinología infantil, Laura Regueras, asegura que el confinamiento por la pandemia llevó aparejado un incremento en el sobrepeso de los niños y niñas, que dejaron de hacer ejercicio. «Incluso después dejaron de practicar deporte por el miedo al contagio», una situación que ya ha vuelto a la normalidad. Aún así «el 20% de los niños y niñas que atendemos en las consultas de pediatría general tienen sobrepeso u obesidad, un problema que nos preocupa mucho por los problemas de salud asociados, como alteraciones del metabolismo, prediabetes, hipertensión, apneas, dolores abdominales..» una lista de patologías «de las que tenemos que tomar conciencia toda la sociedad». El problema viene por el sedentarismo, la ausencia de actividades extraescolares deportivas, el abuso de las tecnologías, el consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares, y el escaso aporte de frutas y verduras en la dieta.

Menor renta

El informe de Save The Children destaca que los hogares con menores ingresos tienen menos posibilidades de acceder a los alimentos necesarios para una dieta equilibrada, de sufragar actividades extraescolares o de ocio no sedentario o de tratar problemas de salud, como los trastornos de conducta alimentaria o las patologías bucodentales, que los hogares con rentas altas.

«La inflación se ceba con las familias más pobres, porque el encarecimiento de precios en los alimentos esenciales es más duro para las rentas más bajas», añade el director general de Save the Children. Además, «los barrios más pobres tienden a concentrar mayor número de restaurantes y establecimientos de comida rápida».

Las cifras que muestran la incidencia de la renta: el 18,1% de los menores de familias con ingresos más bajos consume a diario comida rápida frente al 10% de los de familias acomodadas; respecto a la actividad física o deportiva, la practican con regularidad el 71% de los hogares con ingresos altos y desciende al 41% en las familias de renta baja.

Sube la obesidad en los niños pobres al 32%, frente al 19% de los ricos
Comentarios