miércoles. 10.08.2022

La crisis generada por las intensas olas de calor y los numerosos incendios que asolan Europa occidental, especialmente en países como España, Francia y Portugal, ha roto máximos históricos y ha obligado a miles de personas a huir de sus hogares. Y su impacto no solo se siente en la Tierra, también se ve desde el espacio. A través del satélite Copernicus Sentinel-3, la Estación Espacial Internacional (ESA) ha obtenido imágenes de la temperatura de la superficie terrestre en el sur de Francia, España y el norte de África en la mañana del 17 de julio, y la perspectiva es alarmante. La temperatura de la superficie terrestre representa lo caliente que se sentiría el suelo al tacto, y es distinta a la temperatura del aire, incluida en los pronósticos meteorológicos diarios, que representa lo caliente que está el aire sobre el suelo, tal como aclaran desde la ESA. «En algunos lugares la superficie de la tierra alcanzó la friolera de 55 grados centígrados. Teniendo en cuenta que Copernicus Sentinel-3 adquirió estos datos por la mañana, la temperatura habría aumentado durante la tarde», afirman.

La superficie terrestre ibérica alcanza 55 º C por las olas de calor
Comentarios