sábado 26/9/20
Testimonio

Tan cerca, pero tan lejos. Tan lejos, pero tan cerca

Mi historia comienza el 9 de abril de 2020. Hoy he dado positivo. Y me tienen que aislar en una habitación. He llorado como una magdalena, no he querido a nadie, ni a Sara tampoco. «No vuelvo a comer ni a merendar»—gritaba—. Empezamos esperando de pie, cerca de la residencia. Pero el cambio de camas, la desinfección… se estaba alargando demasiado… Ya teníamos fuerzas otras tres compañeras y yo para dar un paseo. O bueno, no teníamos otra opción. Pero empezó a llover, qué desesperación. Nos resguardamos bajo un tejadillo. Sara fue a por sillas. Ella se sentó en el suelo con su mascarilla y sus guantes, alejada de nosotras, y empezó a leer. Menos mal que justo nosotras andamos bien de oído. Nos leyó historias románticas. Y así estoy aquí con vosotros, queriendo contar la mía; el amor me hace cada vez más fuerte. Me ha tocado una buena habitación; por la ventana puedo ver a las chicas que pasan al comedor y por ahí, me pueden venir a saludar. Estoy muy bien: comiendo de todo lo que me traen, no tengo fiebre, puedo ayudar a Tinina cuando me necesita. Me levanto por la mañana y me pongo a escribir el libro de mi vida… Bebo mucha agua por el virus. Ya he hecho la cama. A ver si viene a verme Ana Isabel. También un buen amigo con el que discuto las canciones. He pedido mi cargador y mi tablet. Resistiré hasta el fin del mundo. Si me muero, que me incineren como a los demás. Tengo mascarilla y guantes para no contagiar a nadie. Estaré unos 15 días en la habitación para pasar el virus… mientras no tenga fiebre… pasaré los días bien… Me visto cómoda, con la camiseta roja con mi nombre ‘Lorena’ de campamento al que fui con Sergio y Ana. Es la habitación de Lucinda, tiene una cama alta y duermo súper bien. Acaban de entrar las de las 3 de la tarde. Me encanta pintar mandalas y hacer cartas. Hoy merendaremos bocadillo, de lo que toque. No se ve a nadie por la ventana. Las compis se han olvidado de mí. No voy a llorar más porque el amor me hace fuerte y los monitores me ayudan a superarlo. Hoy me he vestido con ropa de calle. Me encanta salir. Aunque ahora no puedo… están malos Manolo, Jose Manuel,… vienen a verme muchos monitores por la mañana y por la tarde. Mª José la fisio, Ángel, Almudena, Bea la fisio, Fernando,… nos toman la temperatura y eso del dedo. Ana y Sergio están malos y yo me he puesto mala. Resistiré, soy como el junco. Muchas bendiciones para todos. Quédate en casa, no salgas, coronavirus, no te metas en líos, la cosa está bien mala. Quédate en casa bailando bachata con tu gente. Estamos viendo vídeos en la tablet… mejor escuchamos música. Mierda, se acabó la batería, hasta que no la carguen nos quedamos sin ella. El móvil lo tengo cargando pero no tengo saldo. Echo de menos a una persona del piso. ¿Qué tal estará? Espero que bien. Cuando todos los días son lo mismo… me dicen por la ventana que saldré algún día. No sé si saldré, no las tengo todas conmigo. Tengo un gran amor que me hace seguir adelante. Tiene unos ojos bonitos. Llegas cada día cuando estoy a punto de hundirme. Te quiero de una forma tan especial que no me hace falta verte ni tenerte.

Tan cerca, pero tan lejos. Tan lejos, pero tan cerca