lunes. 04.07.2022

La temperatura tardará 30 años en responder a medidas mitigadoras

El propio sistema climático se encarga de ocultar cualquier reacción a cambios abruptos a corto plazo
decaux
Un termómetro marca 40 grados en la ciudad de Valencia en la jornada del lunes. MANUEL BRUQUE

Si el mundo consiguiera reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, el impacto sobre el calentamiento se notaría dentro de 30 años. Debido a la actividad humana, la temperatura del planeta ha subido al menos 1ºC desde la era preindustrial, lo que ha acrecentado las posibilidades de que se produzcan catástrofes y desastres naturales.

Para sortear este peligro, capaz de amenazar seriamente el futuro de las generaciones más jóvenes, los países firmantes del Acuerdo de París se comprometieron en 2015 a reducir sus emisiones y limitar el alza de temperaturas a 2ºC y a ser posible a 1,5ºC. Este compromiso no se está cumpliendo por ahora, pero incluso si se diera el caso de que fuera ejecutado por los países signatarios, los efectos de estos esfuerzos no serían visibles "hasta mediados de siglo", escriben los autores del estudio publicado en 'Nature Communications'.

"La reducción de emisiones, necesaria, es eficaz desde el primer día, pero hará falta un tiempo antes de que podamos medir sus efectos con certeza", aseguró Bjorn Samset, del Centro Internacional de Investigación del Clima de Oslo (Cicero). "El cambio climático puede compararse con un buque portacontenedor que navega a gran velocidad en medio de grandes olas. Si quiere ralentizarse, puede activar la marcha atrás, pero tomará su tiempo apreciar que aminora", según este climatólogo.

Así las cosas, una bajada importante de las emisiones repercutiría inmediatamente en las concentraciones de CO2 en la atmósfera, pero no en el alza de las temperaturas, responsable de la multiplicación de los fenómenos meteorológicos extremos.

"Contragolpe"

Los científicos consideran relevante "explicar claramente (esta realidad) a los gobernantes y a la población, si se quiere evitar un contragolpe negativo sobre las políticas de atenuación de emisiones que podrían ser percibidas como ineficaces". Lo que hay que hacer es "ser pacientes", concluyó Samset.

Los expertos del Cicero, revisaron cuidadosamente los efectos que provocaron en un modelo climático las reducciones abruptas de emisiones de varios gases, como CO2, metano y carbono negro. Al estudiar los diferentes escenarios imaginarios, comprobaron que los tiempos resultantes no pueden interpretarse como predicciones, pero ofrecen una aproximación a las escalas temporales sobre las que los cambios serán detectables.

En este sentido, confirmaron que una reducción significativa de ciertos gases, como el CO2, el óxido nitroso o algunos aerosoles, tardaría décadas en producir datos estadísticos computables sobre su efecto en la Temperatura Superficial Global Media (GMST, por sus siglas en inglés).

Pese a que no se registraron respuestas mensurables a corto plazo, los investigadores destacan que la mitigación de las emisiones de los citados gases contribuye a rebajar el calentamiento en escalas temporales más largas. Todo ello no debe servir como excusa para demorar la adopción de medidas.

La temperatura tardará 30 años en responder a medidas mitigadoras
Comentarios