domingo. 29.01.2023

La Tierra tiembla en el Estrecho con una intensidad de 6,3 grados Richter

Los colegios y varios edificios oficiales cierran sus puertas mientras son revisados .
En Melilla algunos edificios sufrieron desperfectos en sus fachadas.

Sorpresa y, sobre todo, mucho miedo. El sur de la Península se despertó ayer a las 5.22 horas sacudida por un intenso terremoto, de 6,3 grados en la escala de Richter localizado en el mar de Alborán, que no obstante solo dejó numerosos daños materiales y desperfectos en Melilla, la ciudad donde más se notaron los efectos del seísmo. Una situación similar se vivió en Alhucemas (Marruecos), donde muchos aún revivieron el terremoto que en 2004 dejó cientos de muertos y donde falleció un pequeño de 12 años de un infarto tras sufrir un ataque de pánico, según fuentes oficiales.

«La cama se movía una barbaridad», «toda la casa temblaba». las reacciones entre los habitantes de Andalucía y Melilla se sucedían en las redes sociales a los pocos minutos del temblor, desoyendo cualquier advertencia de los servicios de Protección Civil de dejar los móviles para las urgencias. No en vano, el ‘hastag’ #terremoto se convirtió en solo media hora en ‘trending topic’ nacional.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) informó que el seísmo se detectó pasadas las 5.20 horas de la madrugada, con el epicentro a 162 kilómetros al sureste de Málaga, en el mar de Alborán, y a unos 20 kilómetros de profundidad, según los datos del Instituto de Geofísica de Granada. Tras él y hasta media mañana se contabilizaron medio centenar de réplicas, las más fuertes de 4,5 y 4,4 grados. El terremoto se dejó notar en toda la costa andaluza, con especial incidencia en Málaga y Granada, así como en Melilla, el punto del territorio español más cercano al epicentro.

En la ciudad autónoma se desató el pánico, y muchos vecinos se echaron a la calle o cogieron el coche para refugiarse en la parte alta de la ciudad, conocida como Pinar de Rostrogordo.

Los bomberos se vieron desbordados en pocos minutos.

La situación no se empezó a normalizar hasta el amanecer, cuando se pudo empezar a evaluar unos daños que aún no han sido cuantificados oficialmente. El Gobierno de la Ciudad Autónoma decidió suspender las clases en colegios y centros universitarios hasta que los inmuebles no fueran revisados por los bomberos para garantizar que no había ningún riesgo. Lo mismo pasó con varios edificios oficiales, como el Palacio de la Asamblea, sede del Ayuntamiento, donde aparecieron grietas en el interior de las dependencias y en la fachada. Una de las torretas está seriamente dañada y posiblemente tenga que ser derruida, según los técnicos. También el edificio Quinto Centenario, sede de varias dependencias del Ejecutivo central y los juzgados fue desalojado de modo preventivo. El presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, afirmó que equipos de ingenieros, arquitectos y técnicos habían comprobado el estado de todos los edificios afectados, y que se trataba de «grietas alarmistas» más que de «daños estructurales».

La Tierra tiembla en el Estrecho con una intensidad de 6,3 grados Richter
Comentarios