martes 29/9/20

Un tratamiento podría mejorar las dificultades sociales del autismo

Investigadores de la Universidad de Basilea proponen un nuevo enfoque terapéutico con el que aspiran a mitigar las dificultades sociales que sufren las personas con autismo, según un estudio que publicado este miércoles en la revista Nature.

Los científicos detectaronpor primera vez que existe una conexión entre el gen neuroligin-3, que contribuye a aumentar las posibilidades de desarrollar autismo, y la vía de señalización de la oxitocina, una hormona que regula el comportamiento social en los mamíferos.

A partir de un modelo en ratones, el grupo liderado por Peter Scheiffele sugiere que las alteraciones en el sistema de la oxitocina ligadas a una mutación de ese gen pueden ser restauradas con un tratamiento farmacológico que inhibe cierta síntesis de proteínas.

Con ese acercamiento lograron «normalizar el comportamiento social» de los ratones que sufrían síntomas similares a los del autismo.

«Igual que sus compañeros sanos, comenzaron a reaccionar diferente ante ratones que les eran familiares y aquellos que les eran desconocidos», describen los investigadores en un comunicado divulgado por su universidad. El mismo inhibidor farmacológico muestra resultados prometedores en un segundo modelo de autismo en roedores, por lo que esperan poder utilizarlos en más casos.

Un tratamiento podría mejorar las dificultades sociales del autismo