jueves. 26.01.2023

Aunque ya existen antidepresivos, Axenóvich cree que la identificación del gen ofrece a los laboratorios información muy útil a la hora de crear nuevos fármacos para combatir una enfermedad que se ha convertido en un reto para la salud pública.

«Por ejemplo, con ayuda del gen se podrá investigar más profundamente el mecanismo que cataliza la aparición de los síntomas depresivos», señaló. Axenóvich recordó que la depresión es causada en un 40% por herencia genética de cada persona.

Un camino para la farmacopea
Comentarios