lunes. 04.07.2022
Periodo estival

Las 'vacaciones en paz' de los menores saharauis, pendientes de un hilo en León

Vuelven los niños saharauis tras dos años de paralización del programa por la pandemia. Al Bierzo llegarán siete menores. La delegación saharaui del Frente Polisario en Valladolid y Asped de León mantienen diferencias sobre los trámites que podrían poner en riesgo la llegada de dos pequeños, aunque todavía hay plazo.
                      Niños saharauis que llegaron a León en el programa del año 2018. MEDINA
Niños saharauis que llegaron a León en el programa del año 2018. MEDINA

El presidente en funciones de la Asociación Saharaui para el Desarrollo (Asped) de León, Enrique Bayón, espera este verano la llegada a León de dos menores procedentes de los campamentos de refugiados del Sáhara. El cambio de los requisitos este año impuesto por el Frente Polisario y una discrepancia sobre la tramitación de la documentación entre la Delegación Saharaui en Castilla y León y Asped, mantiene a esta hora en un hilo la llegada de al menos uno de los dos menores que se esperan en León.

Bayón ha mantenido varias conversaciones telefónicas y correos con el delegado de la Delegación Saharaui en Castilla y León, Mohamed Labat, al que el 24 de marzo remitió un listado de ocho niñas y niños «como hermanos» y siguiendo los criterios anteriores del programa, suspendido durante dos años por la pandemia.

La respuesta de la Delegación Saharaui en Castilla y León, como ha comprobado este periódico, fue que el programa de este año sólo traerá a niños nacidos en 2014 y recuerda a Asped que los nuevos requisitos de este año los tenían las asociaciones tres semanas antes. El siguiente movimiento de Asped fue remitir la información de la solicitud de una familia de La Robla y quedaba a la espera de conocer los detalles del menor que viajará a León para tramitar toda la documentación ante la Gerencia de Servicios Sociales, la Subdelegación del Gobierno y cubrir con los costes de los desplazamientos.

Sin embargo, Mohamed Labat insiste en que falta la tramitación por escrito. «León hizo unas solicitudes que no se correspondían con los criterios de este año que son menores nacidos en 2014 (entre 8 y 9 años cuando otros años era hasta 12), si son mayores de esa edad tiene que ser con un criterio médico. De León no nos ha llegado ninguna, pero estamos en plazo, podemos hacer un esfuerzo si recibimos esa petición antes del miércoles o el jueves que viene». Entre la documentación que esperan es la de una familia leonesa que se puso en contacto directamente con la delegación en Valladolid. «Les dije que se pusieran en contacto con la asociación de León, que son los que tienen que hacer toda la tramitación». Familia que Enrique Bayón atendió, además de la solicitada con antelación, y está a la espera de que envíen a la asociación toda la documentación necesaria, unos requisitos legales que pasan por certificados de empadronamiento y de ausencia de antecedentes penales, entre otros muchos. «Aceptamos tramitar la documentación de una familia que se había puesto en contacto directo con la delegación en Valladolid, que les contestaron que les adjudicarían una niña y que suponemos entonces que tendrían conocimiento». Ayer mismo, Bayón volvió a enviar otro correo a la delegación saharaui en Valladolid.

Los que sí están confirmados que llegarán a la provincia son los siete menores saharauis que pasarán los meses de julio y agosto en el Bierzo. Según Mohamed Labat, cuatro de ellos han sido reclamados por las familias repetidoras por ser hermanos de otros menores que viajaron otros años, uno por motivos de salud y tres que llegan a familias que son nuevas en el programa. El programa Vacaciones en Paz traerá a Castilla y León a 135 menores este año, un número inferior a otros veranos «pero que ha recibido una buena respuesta de las familias, que suelen traer a unos 200 todos los años. Es una cifra que demuestra la solidaridad y el cariño de la sociedad española», dice Labat.

Crisis, pandemia y papeleos

La junta directiva de Asped en León está en funciones. La asociación mantiene su actividad a la espera de que se convoque una asamblea extraordinaria en la que se presenten candidaturas. Las familias leonesas son las que sufragan todos los gastos.

Para conseguir dinero que permita pagar parte de los viajes, la asociación organiza actividades para recaudar fondos, muy mermados por los dos años de pandemia «y porque también nos falla el apoyo institucional directo. Antes la Diputación concedía ayudas nominales y ahora son por concurrencia pública y te las pagan cuando se ha terminado el proyecto. Los 7.000 euros que nos concedieron en 2019 nos los pagaron el año pasado.

Para solicitar una subvención hace falta rellenar, cumplimentar y justificar tanto papeleo que supone un dolor de cabeza que, en el caso de los niños Saharauis, a veces es imposible, por las facturas, por la diferencia de los dos países, por muchas cosas», explica a grandes rasgos Enrique Bayón, que además cree que las sucesivas crisis económicas «han puesto en aprieto a las familias», que son las que sufragan todos los gastos y el mantenimiento de los menores. «Sin contar con que ahora, en la mayoría de las familias, trabajan los dos miembros de la pareja, lo que dificulta la conciliación porque los niños vienen dos meses en julio y agosto, y no hay dos meses de vacaciones para atender a los menores, que siempre están acompañados, aunque caigan enfermos».

A esta situación hay que sumar el malestar argelino por el cambio de postura del Gobierno con respecto al Sáhara. Las líneas aéreas argelinas han borrado a España del programa estival de Air Algérie y Asped espera que no afecte a los vuelos de los niños.

Las 'vacaciones en paz' de los menores saharauis, pendientes de un hilo en León
Comentarios