jueves 21/1/21

La vacuna de Astrazeneca y Oxford logra su máxima eficacia si se pone media dosis primero y una dosis completa un mes más tarde

La vacuna de Oxford tiene una distribución más sencilla. CATI CLADERA
La vacuna de Oxford tiene una distribución más sencilla. CATI CLADERA

La posibilidad de que las campañas masivas de inmunización contra el coronavirus comiencen en el corto plazo aumentó ayer después de que la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford anunciaran que su vacuna puede alcanzar una eficacia del 90%, una cifra ligeramente inferior a las anunciadas por Pfizer/BioNTech y Moderna, que rondaban el 95%, pero muy alta si se compara, por ejemplo, con la eficacia de la vacuna contra la gripe, que se sitúa en el 60%.

El proyecto de AstraZeneca y Oxford tiene unas características particulares respecto a las de otras compañías. Utiliza una tecnología más tradicional y no es necesario que se conserve en ultrafrío (60 grados bajo cero, la Pfizer, o 20 bajo cero, la de Moderna), sino que puede mantenerse hasta seis meses entre dos y ocho grados, de manera que su distribución resulta más sencilla.

Además, los resultados de las investigaciones ofrecen otra conclusión curiosa: no por suministrar más dosis se consigue una mayor inmunidad. Así, la efectividad subió al 90% en las personas que recibieron primero media dosis y una dosis completa un mes después. Sin embargo, la eficacia bajó al 62% en otro grupo de voluntarios que recibió dos dosis con un mes de diferencia.

«Creemos que al dar una primera dosis más pequeña estamos preparando el sistema inmunológico de manera diferente, mejor, para responder», aseguró el profesor de la Universidad de Oxford Andrew Pollard durante la rueda de prensa, ayer, en la que se presentó la vacuna. «Puede parecer contraintuitivo para quienes piensan que las vacunas son como los medicamentos normales, pero el sistema inmunológico no funciona de esa manera», agregó Peter Openshaw, profesor de medicina experimental del Imperial College de Londres. El hecho de que en la primera inyección sólo se necesite media dosis facilita que esta vacuna pueda llegar a más personas y sea menos costosa.

La vacuna de AstraZeneca utiliza una versión modificada del virus del resfriado común del chimpancé para dar instrucciones a las células que combaten el virus, una tecnología diferente a la conocida como ARNm o ARN mensajero (desplegada por Pfizer/BioNTech y Moderna), una molécula larga que se inyecta en el organismo y que está modificada genéticamente para producir en las células los antígenos (sustancias que desencadenan la formación de anticuerpos) específicos para el virus que desatan la respuesta del sistema inmunitario.

«AstraZeneca preparará ahora inmediatamente la presentación reglamentaria de los datos a las autoridades de todo el mundo» para ser aprobada inmediatamente, destacó el director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, que estimó que el impacto de la vacuna será «inmediato». «Gracias a su simple cadena de suministro, será accesible y estará disponible en todo el mundo», agregó Soriot. Un total de 23.000 voluntarios participaron en el Reino Unido y Brasil en los ensayos clínicos de esta vacuna, que implicarán en total a 60.000 personas en todo el mundo al sumar otras pruebas actualmente que se están realizando en países como Estados Unidos, Japón, Rusia, Sudáfrica y Kenia.

España ha puesto muchas esperanzas en la vacuna de AstraZeneca y Oxford, ya que puede ser la primera disponible.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado en varias ocasiones que preveía que a finales de este año o en las primeras semanas del que viene el país dispondría de unos 30 millones de dosis, la parte proporcional correspondiente a España de la compra de 300 millones que ha realizado la Unión Europea.

La vacuna de Astrazeneca y Oxford logra su máxima eficacia si se pone media dosis...
Comentarios