martes 17/5/22

«En Villadangos hay demasiadas versiones contradictorias», afirma la periodista leonesa Olga Rodríguez que busca a su bisabuelo en este pueblo onde la Guerra Civil es un capítulo borrado. El presidente de la Junta Vecinal durante varias décadas asegura que el túmulo que aparece en el cementerio señalado con una cruz nada tiene que ver con las personas paseadas durante la Guerra Civil. Cuenta que cuando se arregló el suelo de la iglesia se encontraron unas calaveras de enterramientos antiguos y se enterraron allí. «Yo mismo puse la cruz», asegura Pano. A las familias de los paseados les sorprende que «se tomaran la molestia con calaveras de hace tantos años» mientras siguen en el olvido y sin que nadie aporte información clara sobre los desaparecidos fusilados. A las familias les han contado que allí se enterraron los restos de los paseados que estaban en una fosa común. A otros les dijeron que estaban justo en el otro lado del cementerio. La gente que puede hacer luz cada vez es más mayor y se agotan las posibilidades de hacer luz sobre los fusilados de Villadangos. Las familias quieren verdad, justicia, ya no la esperan. Y reparación. Un recuerdo siquiera en el cementerio.

Versiones contradictorias más propias del cine negro
Comentarios