martes 24/5/22

Ayer el número reproductivo básico se situó en 0,97 en la provincia de León (0,96 en la Comunidad), una cifra que denota un descenso en la velocidad de propagación del virus. En principio es una buena noticia, pero hay que esperar a que pase el efecto de las fiestas para ver si realemente se está ante el inicio del descenso de la sexta ola. «Sucede tras varios festivos con menos actividad programada y diagnóstica», precisa el epidemiólogo Ignacio Rosell, con el deseo de que «se confirme» una vez que las semanas vuelvan a su ritmo normal.

El virus pierde velocidad pero hay que esperar
Comentarios