martes. 29.11.2022
ADOLESCENTES ANTE LA EMERGENCIA CLIMÁTICA

Voces de la huelga por el clima en León

Un puñado de jóvenes leoneses capitanean el colectivo 'Fridays for future' en la capital. Llaman a su generación a participar en las movilizaciones que ponen fin a la Semana en Pie por el Clima coincidiendo con la cumbre que celebra la ONU para afrontar la crisis
Un grupo de adolescentes de diferentes centros escolares de León se suman a Familias por el Clima, Rebelión 2020 y Teachers por el Clima. MARCIANO PÉREZ

Tienen entre 15 y 17 años y han decidido dar un paso al frente para pelear por su futuro y por el futuro del planeta. Carlos Antonio, Elina, María, Teo y Elena forman del grupo de adolescentes que dan forma a los Fridays for future (Viernes por el futuro) en León.


Teo y Elena se conocieron en la asamblea preparatoria de la Semana en Pie por el Clima y empezaron a conectar con otros jóvenes a través de las redes sociales. Estudian en los institutos Eras de Renueva, Padre Isla y Sánchez Albornoz y el Colegio Leonés Jesús Maestro.

 

«Somos muy jóvenes y tenemos un futuro por delante, tal y como va el planeta no nos queda mucho futuro», comenta Elena Núñez al explicar los motivos por los que ha decidido impulsar en León la iniciativa.

 

«Hemos visto como jóvenes de otros países y otras ciudades están realizando un gran trabajo. Aquí en León, aunque sea una ciudad pequeña, también nos han conmovido jóvenes y queremos organizarnos para formar un grupo e intentar poner fin a esto», añade.

 

«Lo principal es dar a conocer la situación», afirma Carlos Antonio Cuenya, de 15 años y estudiante del Colegio Leonés Jesús Maestro. «La gente no es consciente de la gravedad de lo que sucede, del impacto social, económico y sobre todo natural», apostilla.

 

Este joven, que desde niño y por raíces ha mantenido un contacto estrecho con la naturaleza en la montaña oriental, lo tiene claro: «Estamos jugando con nuestra propia vida», subraya.

 

Entre las medidas que proponen para colaborar ante la emergencia climática apuntan algunas como «disminuir el consumo de plástico y el consumo en general», al igual que la tala de árboles y las emisiones de CO2. «Todo lo que hacemos podríamos recortarlo y seguiríamos viviendo igual o mejor», comenta María Crespo, de 17 años, alumna del IES Eras de Renueva.

 

Además, subrayan «León tiene un gran potencial para ser la capital de la lucha contra el cambio climático» por la riqueza paisajística y natural que tiene, propone. «Tenemos agua, sol y viento y podríamos alimentarnos solo con energías renovables y se trata como un tema secundario», agrega.

 

El ejemplo de Zamora, el primer municipio que declaró la emergencia climática, lo pone como un espejo en el que mirarse.

 

Estos jóvenes se sienten con poco apoyo para llevar adelante la movilización estudiantil en León. En los centros escolares, «no nos hacen ni caso. Dicen que la educación es importante, pero con la excusa de que estamos a principios nadie parece que le interese», señalan. Buscan Teachers for future, colectivo que también participa activamente en la movilización.

 

Tampoco ven respuesta entre sus compañeros. Pero confían en que se animen a participar. «La huelga está convocada, quien quiera faltar a clase y quien quiera que vaya», conceden.

 

La influencia de Greta Thunberg, la joven sueca que estos días ha alzado la voz por el planeta en Naciones Unidas y que hace un año inició los Fridays for future con sus sentadas ante el Parlamento de Suecia, ha sido decisiva. «Es el empujón que necesitábamos para empezar a hacer esto ya que hemos visto lo que ha conseguido», señalan.

 

La influencia de la familia y el activismo de sus padres y madres que también participan en las movilizaciones a través de Familias por el Clima o Rebelión 2020 forman parte del caldo de cultivo en el que ha crecido su sensibilidad ambiental.

 

«Soy así por mis padres, porque desde pequeño me han implicado. El resto de la familia lo ve como un poco tontería», explica Teo.

 

Carlos comenta que su vida está marcada por la naturaleza. «Sin ella no habría futuro ni posibilidad de salir adelante», subraya. Elina quiere colaborar con la causa aunque su arraigo en el pueblo no es grande. «Nos afecta a todo el mundo», destaca. «Me encanta el océano, los bosques... toda la naturaleza. Si ella no tiene voz aquí estamos nosotros para actuar por ella», comenta Teo.

 

Sobre la cristalera de la salida del párking de Santo Domingo varios paneles fotográficos ilustran algunas de las consecuencias del cambio climático en León, como la sequía extrema del pantano de Luna hace dos años.

 

Se sienten un poco desencantados con el mundo idílico que les pintaron. «Cuando era pequeño nos lo ponían todo bonito en los libros de texto, ahora nos damos cuenta de que no lo es», comenta Teo.

 

Y piensan, igual que Greta Thunberg, que no deberían ser ellos quienes tomen esta responsabilidad. «Se piensan que como somos jóvenes no pensamos ni razonamos, pero en realidad creo que razonamos más que los mayores que cierran los ojos y se lavan las manos», añade.

 

«Es nuestra generación y nuestros hijos quienes van a sufrir todas las consecuencias», señala Carlos Antonio Cuenya. «Muchas personas lo único que quieren es hacer un pink washing, lavar su imagen», apuntó. El primero, dijo, el Ayuntamiento de León. Fridays for future en León están en Instagram: @fff.juventudxelclima_leon.

Voces de la huelga por el clima en León
Comentarios