martes 7/12/21

La Federación Española de Dislexia llevó la voz de las personas afectadas y sus familiares a la sede de Naciones Unidas en Ginebra. La sala de Derechos Humanos de la ONU fue el escenario de la asamblea anual de la Federación Española de Dislexia en el Día Internacional de la Niñez. Un manifiesto, punto de arranque de una denuncia formal por la vulneración de los derechos de las personas con discapacidad basada en las dificultades específicas de aprendizaje, reivindica la educación inclusiva. La Fedis «exige a los Estados parte que se garantice a los niños, niñas y adolescentes con discapacidad el acceso efectivo a la educación, a la capacitación, a los servicios sanitarios y de rehabilitación, a la preparación para el empleo y las oportunidades de ocio, en aras de lograr su inclusión en la sociedad y correspondiente desarrollo personal», como recoge la Convención de Derechos del Niño.

Las asociaciones, entre ellas la leonesa Superar la Dislexia, reclaman que se utilicen los modos, medios y formatos de comunicación alternativos apropiados, así como de las técnicas y materiales educativos adecuados para la comprensión de todas las personas, tal y como garantiza la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad que garantiza la plena inclusión educativa en su artículo 24 y el acceso a sistemas de trabajo y empleo en igualdad .

La Fedis propone el cumplimiento del principio de igualdad que expresan con claridad todos los textos internacionales suscritos por España. Reclama un concepto de discapacidad que se extienda a todas las personas con capacidades diversas que se encuentran con barreras de interacción con el mundo que les rodea. Por último, solicita que « la vida cotidiana de los niños, niñas y adolescentes con dificultades específicas de aprendizaje no se vea entorpecida por las barreras invisibles que resultan del incumplimiento sistemático y continuado» de los tratados internacionales con rango jurídico.

La voz de la dislexia se escucha en la ONU
Comentarios