viernes 7/5/21

Un vuelo histórico en otro mundo

El minihelicóptero 'Ingenuity' completa en Marte su primera misión y abre la puerta a un nuevo tipo de robots exploradores
inge
El aparato sobrevoló el planeta Marte. NASA
Ocurrió ayer en Marte. A 287 millones de kilómetros de la Tierra, 720 veces más lejos que la Luna. A las 9.34 horas en España, el minihelicóptero Ingenuity despegó del cráter Jezero, ascendió hasta los 3 metros, permaneció suspendido en el aire 30 segundos y descendió sano y salvo. 39,1 segundos para un vuelo histórico que tuvo un único espectador. Otro robot, el todoterreno 'Perseverance', siguió con sus cámaras las evoluciones del dron de la NASA.
"Ingenuity ha completado su primer vuelo. ¡El primer vuelo de una aeronave a motor en otro planeta!", anunció el piloto jefe del minihelicóptero, el ingeniero Håvard Grip, a las 12.51 horas. Acababan de recibirse los datos de telemetría de la nave en el control de la misión, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), en Pasadena (California). Tras seis años de trabajo, el equipo liderado por MiMi Aung, directora del proyecto, estalló en aplausos. Fue el principio de la fiesta.
Medio minuto después, apareció en la pantalla de la sala una foto en blanco y negro. La que ven junto a estas líneas. Tomada por la cámara de navegación de 'Ingenuity', se aprecian en ella la sombra del helicóptero en el suelo marciano y las huellas de las ruedas de 'Perseverance' cuando llegó hasta ese lugar para depositar el dron. "Hemos estado pensando durante tanto tiempo en nuestro momento de los hermanos Wright en Marte, y aquí está", dijo una exultante Aung.
El primero de su clase 'Ingenuity' aterrizó en Marte el 18 de febrero a bordo del todoterreno 'Perseverance', cuya misión es buscar rastros de vida antigua en el planeta.
De medio metro de altura y 1,8 kilos, el minihelicóptero ha costado 80 millones de dólares y es lo que la NASA llama una tecnología de demostración, un experimento. Tras el éxito de ayer, ya nadie duda de que será el pionero de una generación de exploradores, como 'Sojourner' lo fue en el verano de 1997 de los todoterrenos. Desde entonces, otros cuatro laboratorios móviles han rodado por Marte -'Spirit', 'Opportunity', Curiosity' y 'Perseverance'-, cada uno más complejo que el anterior.
Lo único que tenía que hacer 'Ingenuity' era volar. Nada más y nada menos. "Es muy difícil volar en Marte porque la presión atmosférica en la superficie es solo el 1% de la de la Tierra", recordaba Taryn Bailey, ingeniera mecánica del dron, minutos antes de que se recibieran en Pasadena los datos de telemetría. La NASA contemplaba en esos momentos cinco posibles escenarios: que el vuelo se hubiera pospuesto por un fallo, que fuera un exito total, que fuera un éxito parcial, que no se recibieran suficientes datos y que fuera un fracaso. Fue un éxito, y ahora los técnicos del JPL saben que pueden hacer volar aeronaves en el planeta rojo.
A pesar de que la gravedad en Marte es un tercio de la terrestre, la tenue atmósfera exige que las aspas de fibra de carbono de 'Ingenuity' sean mucho más grandes (1,2 metros) y giren mucho más rápido (2.400 revoluciones por minuto) que si volara en nuestro planeta. Como una señal de radio tarda minutos -ayer, dieciséis- en viajar entre los dos mundos, el dron toma algunas decisiones por su cuenta. La aeronave dispone de paneles solares para alimentar sus baterías y está equipada con componentes diseñados para ella, pero también lleva otros comerciales, comunes en la telefonía móvil, que se prueban por primera vez en el espacio profundo.
"'Ingenuity' nos abre nuevas puertas para explorar lugares que no están al alcance de un todoterreno", indicó Thomas Zurbuchen, administrador asociado de Ciencia en la NASA. Acantilados, laderas, cuevas... las misiones robóticas en superficie del futuro podrían estar protagonizadas por parejas de todoterreno y dron, y, cuando el ser humano llegue a Marte, las aeronaves apoyarían a los astronautas, como ya ha planteado la ciencia ficción.
"No sabemos exactamente adónde nos llevará 'Ingenuity', pero los resultados de hoy indican que, al menos en Marte, el cielo podría no ser el límite".
Un mes de pruebas 'Perseverance' siguió el vuelo de ayer desde una distancia de 64 metros y, además de sacar fotos y grabar un vídeo, actuó como enlace entre el helicóptero y la Tierra. El dron tiene por delante un mes de vida útil en el que, adelantó Aung, cada vuelo -el siguiente, no antes del jueves- será más exigente que el anterior. "Nos tomaremos un momento para celebrar nuestro éxito y luego seguiremos el ejemplo de Orville y Wilbur (Wright) sobre qué hacer a continuación. La historia muestra que volvieron al trabajo para aprender todo lo que pudieron sobre su nueva aeronave, y nosotros así lo haremos".
El de ayer fue un vuelo corto, pero histórico como el de los hermanos Wright el 17 de diciembre de 1903, cuando su aeroplano 'Flyer I' cubrió una distancia de 37 metros en 12 segundos. Con 'Ingenuity', ha sobrevolado Marte un trozo de muselina del tamaño de un sello del ala izquierda del 'Flyer I', donado por el Parque Histórico Carillon de Dayton a petición de la NASA. En 1969, Armstrong, Aldrin y Collins llevaron a la Luna en el Apolo 11 un trozo de tela y otro de madera de la aeronave de los Wright.
APOYO INFORMATIVO Un aeródromo que rinde homenaje a los hermanos Wright "117 años después de que los hermanos Wright protagonizaran el primer vuelo en nuestro planeta, el helicóptero 'Ingenuity' de la NASA ha logrado esa asombrosa hazaña en otro mundo", dijo ayer Thomas Zurbuchen, administrador asociado de Ciencia en la agencia espacial estadounidense.
El responsable de la NASA_anunció que el lugar desde el que despegó el dron, "el primero de muchos aeródromos en otros mundos", se llamará Aeródromo Hermanos Wright.
Håvard Grip, piloto jefe de 'Ingenuity', informó, por su parte, de que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), agencia dependiente de la ONU, ha concedido a la NASA y a la Administración Federal de Aviación el identificador de operador aéreo IGY, distintivo de llamada Ingenuity, y dado el código de aeropuerto JZRO, por el cráter Jezero, al lugar del primer vuelo en otro mundo.

Un vuelo histórico en otro mundo
Comentarios