martes 19.11.2019
Transporte

El vuelo más largo del mundo dura 20 horas

La aerolínea australiana Qantas supera la prueba en un avión comercial
La tripulación de la aerolínea Qantas, ayer. QANTAS HANDOUT
La tripulación de la aerolínea Qantas, ayer. QANTAS HANDOUT

Si atravesar el Océano Atlántico durante diez horas o llegar hasta Japón en 14 horas de una tirada ya trastocaba la cabeza de muchos de los viajeros que realizan esas rutas habitualmente, los casi 50 pasajeros que han cubierto el trayecto de un vuelo comercial más largo del mundo, con casi 20 horas metidos en un avión, han llegado algo desnortados a su destino, la ciudad australiana de Sidney, tras partir de Nueva York casi un día antes.

La aerolínea australiana Qantas ha superado esta prueba en un avión comercial Boeing 787-9s entre ambas ciudades para estudiar el impacto de este tipo de desplazamientos aéreos tan largos en la salud. De paso, han batido el récord de alcanzar el vuelo comercial más largo del mundo con 16.200 kilómetros. El avión salió poco después de las siete de la mañana del sábado (hora de Nueva York) y 19 horas y cuarto después aterrizaba en el aeropuerto de Sidney.

El trayecto, y todos los servicios a bordo, estaban pensados para estudiar el impacto en el organismo de los 49 pasajeros, seis de ellos voluntarios, que se habían prestado como cobayas a esta experiencia. De hecho, estaban equipados con tecnología portátil para observar sus constantes vitales. Todos siguieron un plan de sueño, ingesta de comida y bebida, y de movimientos físicos diseñado para contrarrestar el desfase horario, tal y como había establecido la investigación, que cuenta con la participación de científicos de la Universidad de Sidney y el gubernamental Centro de Investigación Cooperativa para la Vigilancia, la Seguridad y la Productividad.

«Los vuelos nocturnos suelen comenzar con una cena y después se apagan las luces.

Para este vuelo, comenzamos con el almuerzo y mantuvimos las luces encendidas durante las seis primeras horas para adecuarnos al horario del destino. Eso implica que uno empieza a reducir el desfase horario desde el principio», explicó ayer Alan Joyce, director ejecutivo de Qantas Group.

Joyce indicó que «este vuelo supone un precedente realmente importante para la aviación. Es de esperar que se convierta en el avance de un servicio regular».

El vuelo más largo del mundo dura 20 horas