domingo. 26.06.2022
                      Menores saharauis a su llegada a León en el verano de 2018. JESÚS F. SALVADORES
Menores saharauis a su llegada a León en el verano de 2018. JESÚS F. SALVADORES

El programa Vacaciones en Paz vuelve tras dos años suspendido por la pandemia. Sin embargo, las coincidencia con las complicadas relaciones entre los gobiernos de Argelia y España dificultan toda la tramitación y los vuelos que trasladarán a los niños y niñas —este año sólo los nacidos en 2014—. Tras las discrepancias surgidas entre la Delegación Saharaui en Castilla y León y la a punto de extinguirse Asped (Asociación Saharaui para el Desarrollo), finalmente serán tres los menores que lleguen a León a mediados del mes de julio, que se sumarán a los siete que ya estaban confirmados en el área del Bierzo. Ahora las dudas están en el día exacto y el lugar del aterrizaje del vuelo que traerá a los menores de los campos de refugiados del Sáhara tras el enfrentamiento abierto entre los gobiernos argelino y español. Además del bloqueo de las transaciones bancarias a las empresas españolas, Argelia mantiene suspendidas todas las conexiones aéreas con España. El presidente en funciones de Asped León, Enrique Bayón, asegura que sólo hay un vuelo que opera desde Argelia y aterriza en Barcelona, por lo que las delegaciones saharauis en España tienen serias dificultades para encontrar aviones que trasladen a los niños y niñas desde los campos de refugiados hasta su destino a España. «Todavía no sabemos el día exacto en que llegarán ni el lugar en el que aterrizará el avión».

En principio, estaba previsto que los diez menores que disfrutarán este año de sus vacaciones en paz en la provincia de León llegaran a sus casas de acogida entre el 3 y el 4 de julio, pero la fecha se ha retrasado hasta después de la primera quincena del mes.

La restricciones aéreas ponen en jaque todo el programa. El delegado de la Delegación Saharaui en Castilla y León, Mohamed Labat, ha recibido peticiones de ayuda de otras delegaciones de Asturias y Cantabria, que no encuentran vuelos para desplazar a los menores. «Nosotros hemos contratado un vuelo para que lleguen al aeropuerto de Villanubla 147 menores y estamos intentando que sea uno más grande. Asturias y Cantabria nos han pedido ayuda».

Las gestiones de última hora para los tres menores —dos niñas y un niño— dificulta su acomodo el vuelo que llegará a Villanubla, por lo que todavía no se sabe si aterrizarán en Valladolid o las familias que los acogen en León tendrán que desplazarse a otro aeropuerto como el de Barcelona. «Todavía no nos han confirmado el lugar exacto al que llegarán», asegura Enrique Bayón.

De momento, Asped ya ha abonado los 800 euros que cuesta el traslado de cada uno de los tres niños, que serán acogidos por familias de León capital, La Robla y Santa Cruz de Montes— y ya están presentados los documentos y los registros. «También hemos gestionado en Asped el traslado de un menor de una familia procedente de Alcalá de Henares, que va a pasar las vacaciones de verano en León».

Los que sí están confirmados que llegarán a la provincia son los siete menores saharauis que pasarán los meses de julio y agosto en el Bierzo. Según Mohamed Labat, cuatro de ellos han sido reclamados por las familias repetidoras por ser hermanos de otros menores que viajaron otros años, uno por motivos de salud y tres que llegan a familias que son nuevas en el programa. El programa Vacaciones en Paz traerá a Castilla y León a 135 menores este año.

El vuelo que sigue en el aire
Comentarios