jueves 2/12/21

En 2017 se cumplen 1.000 años del Fuero de León, promulgado por el rey de León, Alfonso V. Los destrozos ocasionados por Almanzor primero y por su hijo Abd-al Malik después en muchas partes del reino y especialmente en la ciudad de León, fueron grandes. La reorganización y la recuperación de la hegemonía política no eran fáciles. La Catedral de León estuvo cuatro años sin el esplendor y la gloria habitual. Para reconstruir y repoblar la ciudad de León, Alfonso V promulgó unos Fueros que son, sin lugar a dudas, los más famosos de toda la Reconquista.

Los Fueros fueron elaborados por una asamblea similar a las antiguas organizadas en Toledo durante la España Visigoda (Manuel Risco lo llama Concilio de León). Los Fueros forman un código de leyes que ejercieron una gran influencia en la reorganización política y civil del reino. Este conjunto de leyes y decretos llevaron el nombre de Fuero de León. Éste es el motivo por el que Alfonso V es conocido por el nombre de los ‘Buenos Fueros’. El Fuero de León no suplantó al Fuero Juzgo, sino que le sirvió de complemento, modificándose las leyes conforme a las necesidades del reino.

La fecha de la promulgación del Fuero ha sido motivo de estudio durante mucho tiempo por parte de los historiadores. Hay incluso disparidad en el año de su promulgación, unos historiadores dicen que ocurrió el año 1017 y otros dicen que el año 1020. Analizando los escritos de algunos de los más prestigiosos historiadores, se puede encontrar una fecha que se puede considerar real. Entre ellos, encontramos a Lucas de Tuy, conocido como el Tudense, autor de la obra Chronicon Mundi. Otro es el famoso historiador Ramón Menéndez Pidal, director de la voluminosa Historia de España. Otro es el prestigioso investigador de la Historia Medieval de España, Manuel Risco, autor de la Historia de la Ciudad de León y de sus Reyes, y autor asimismo de varios tomos de la monumental obra España Sagrada, en especial del volumen XXXV.

Menéndez Pidal afirma: según el documento Liber Testamentorum la fecha del Fuero de León fue el 30 de julio del año 1017. Esta fecha la ratifica Claudio Sánchez-Albornoz según el documento Liber Fidei de Braga. La asamblea, que algunos historiadores llaman Curia Regia, duró varios días del mes de julio. Así pues, tenemos algunos datos seguros: el comienzo de la asamblea para promulgar el Fuero empezó el 30 de julio. Según todos los historiadores, la asamblea duró varios días del mes de julio. Como sólo quedaban dos días del mes de julio, el Fuero tuvo que ser aprobado, lo más tarde, el día 1 de agosto de 1017.

La asamblea se inició en la Catedral de Santa María de León con la presencia del rey Alfonso V y la reina Doña Elvira. Asistieron todos los obispos, abades, nobles y grandes del reino, (Manuel Risco los llama Grandes de España) que redactaron 58 decretos que debían observarse «hasta el fin del mundo». Así lo afirma el Tudense. En aquellos tiempos el fin del mundo se creía que era la costa atlántica de Galicia, de ahí el nombre del pueblo Finisterre, fin de la tierra. Los Fueros de León se dividen en dos partes bien diferenciadas: la primera parte trata de decretos eclesiásticos y la segunda, de decretos civiles para el gobierno del pueblo.

Los decretos de la asamblea fueron dirigidos a las actuales regiones de León, Asturias y Galicia, pero no nombran a Castilla por tener sus leyes particulares. Castilla nunca había aceptado las leyes del Reino de León y la no mención de estos Fueros demuestra que Castilla se regía por una casi independencia, aunque nunca fue total, pues en las escrituras figura siempre la autorización del rey de León en primer lugar y del conde castellano en segundo lugar. Esto fue así desde el inicio de la Reconquista.

Decía antes que el Fuero de León iba dirigido a León, Asturias y Galicia y que debía observarse «hasta el final del mundo». Manuel Risco puntualiza esta frase diciendo que este Fuero debe regir en todo el Reino de León desde el río Pisuerga hasta el extremo de Galicia, dejando claro que Castilla quedaba excluída de este Fuero (Historia de León, página 21). Esta información coincide con lo que dice Alfonso X el Sabio en su Primera Crónica General sobre Alfonso V: «le dio buenos Fueros y buenas costumbres a todo el Reino que es desde el río Pisuerga hasta el cabo de Galicia y confirmó las leyes de los godos y mejoró otras que hoy en día son tenidas y usadas en el Reino de León».

El Fuero de León ha sido uno de los actos más gloriosos de la Historia de León y de España. Fue como un prólogo de la convocatoria de las Cortes de 1188, las primeras democráticas en la Historia de la Humanidad.

Pediría a los dirigentes políticos leoneses que hagan lo posible y lo imposible para conmemorarlo con la máxima dignidad posible. Les rogaría también que tengan mucho cuidado con la actuación de la Junta autonómica en los actos que se organicen para conmemorar dicho milenario. Desde la Junta están desmontando la Historia del Reino de León, adjudicándole a Castilla todo aquello que haga referencia a León. Ya sucedió en anteriores ocasiones. En 1988, al conmemorar el VIII Centenario de la convocatoria de las primeras Cortes Democráticas en la Historia de la Humanidad por el Rey de León Alfonso IX, la Junta las llamó Cortes de Castilla y León. Asimismo, en 2010, al conmemorar el 1100º aniversario de la fundación del Reino de León, la Junta le añadió la coletilla «bajo la Corona de Castilla» cuando Castilla ni siquiera existía. Ahora me temo que la Junta quiera poner a este Fuero el nombre de ‘Fuero de Castilla y León’. Como es bien sabido, los reyes de Oviedo y León, desde Alfonso II hasta Alfonso VII, todos ellos firmaban los documentos importantes con el nombre de rey o emperador de España por lo que el Fuero de León podría y hasta debería llamarse también ‘Fuero de España’, siendo el primer Fuero desde el inicio de la Reconquista.

1017-2017: Milenario del Fuero de León
Comentarios