miércoles. 01.02.2023

Apúntenme, yo también quiero sumarme a la iniciativa puesta en marcha por Francisco J. Hernández, un soriano de 26 años, físico de formación y que se dedica a la investigación en el Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge. Este joven investigador ha propuesto que en la declaración de la renta haya una casilla para quien lo decida pueda dedicar el 0,7 de sus impuestos a investigación. La idea ha sido recogida por Miguel Angel de la Fuente, profesor de Historia de un instituto cordobés, que puso en marcha una petición pública en la web Actuable.es y hasta ahora se han recogido más de cincuenta mil firmas.

La espita no ha sido otra que la de la madre de una niña aquejada de diabetes que ha tenido que buscar dinero entre familiares y amigos para donárselos al Centro Príncipe Felipe de Valencia donde estaban estudiando la enfermedad de su hija. Pero mire usted por donde los recortes en gastos de investigación llevaron al centro a despedir a la investigadora Silvia Sanz que andaba empeñada en encontrar solución para el tipo de diabetes que padece la hija de Cristina. De manera que Cristina Ponce haciendo un esfuerzo encomiable ha logrado juntar siete mil euros para que al menos durante los próximos tres meses continúe la investigación.

Toda esta historia es rocambolesca, insólita y deprimente. Si en algo no puede ahorrar un Estado es en investigación, porque nuestro país no tiene futuro si los investigadores se ven obligados a emigrar. Y eso es exactamente lo que está sucediendo. Jóvenes y brillantes investigadores se abren paso en laboratorios de medio mundo porque en España no hay un lugar para ellos. Y esto ocurre por la pésima política de nuestros gobernantes. El gobierno Zapatero, metió un tijeretazo a la investigación y el de Rajoy ha metido más la tijera provocando el cierre de muchas líneas de investigación abiertas en distintos centros.

De ahí que Francisco J. Hernández haya lanzado la idea de que los contribuyentes apoyemos la investigación a través de la declaración de la renta. Se trata, como ha explicado, de llamar la atención.

El Gobierno de Rajoy debería de rectificar y anunciar un plan de inversiones para que los científicos españoles no tengan que continuar emigrando. España cuenta con lo más difícil, que es el talento, pero desgraciadamente en nuestro país el talento no se cotiza, eso sí, nuestros políticos se pueden gastar el dinero en encargar estudios sobre el apareamiento de los lagartos en la selva tropical o sobre el impacto de los hipopótamos en las economías africanas, y así suma y sigue.

Es una vergüenza lo que está sucediendo en nuestro país, una vergüenza que una familia trabajadora con su solo esfuerzo tenga que financiar los trabajos de una investigadora al Centro de Investigación Príncipe Felipe, ese centro que los políticos inauguraron a bombo y platillo para salir en la foto, pero al que ahora no dan un euro. Señor Rajoy rectifique y ponga remedio. Y, por favor, todos los que quieran contribuir a que cambie esta situación déjenlo por escrito en Actuables.es.

Actuable.es
Comentarios