domingo. 29.01.2023
Cuando aún colea el incidente de Gibraltar provocado por activistas de Greenpeace, el hundimiento de una barcaza en la bahía de Algeciras ha sembrado la alarma. El azar tiene rachas malignas; tenemos un nuevo problema cuando todavía no se ha resuelto el principal. Está clara la urgencia: la comunidad internacional debe adoptar normas que garanticen las seguridad del transporte de productos petrolíferos y acopiar medios para combatir los problemas ambientales que, en todo caso, se seguirán produciendo. No habrá pleno extraordinario en el Congreso para debatir sobre el caso del Prestige ni sobre el conflicto de Irak. Es la ley de la mayoría absoluta. En ambos casos se hurta al ciudadano un debate de gran calado pero, en el caso de Irak, resultaría inconcebible que el Gobierno llegue a tomar decisiones comprometedoras sin haber escuchado con detenimiento la posición de todos los grupos. Las encuestas demuestran que no existe unanimidad social sobre la conveniencia de secundar la postura norteamericana.

Ahora, Algeciras Inconcebible
Comentarios