jueves 15/4/21

¡Anda León!

Cuando uno anda por esos andurriales de las Españas, (que nadie se engañe, que nunca fue una) y regresa a estos de León percibe el lamentable marasmo que invade, como una hiedra negra, el edificio entero de la sociedad leonesa.

Lo que un día fue, ya no digo, cabeza de la España en proyecto en los tiempos de los Abderramanes, sino ayer mismo, una provincia en la mitad de la tabla en cuanto a PIB, hoy ya no es que sea cabeza de nada sino cola, y no de león, sino de ratón ratonero, asi llamemos a ese engendro tardofranquista, (ay, Martín Villa, cuántos palos merecías) de Castilla y León

Lo pregonan sin remedio los ojos que contemplan estas tierras, sus villas convalecientes de aguda anemia, (Sahagún, Bembibre, Villablino, Fabero, Toreno, Cistierna, La Robla, Castrocontrigo, Villafranca, Benavides, Carrizo...) sus pedanías convertidas en residencias terminales de la cuarta edad, sus polígonos industriales a medio hacer y nunca completos, (Trobajo, Onzonilla, Bembibre). Solo el agro industrial de los paramos irrigados, se defiende bravamente con inversiones cuasisuicidas.

El Gobierno de Madrid nos obligó a cerrar las minas a cambio de nada, migajas que fueron a los bolsillos de los desaprensivos, forzó la ruina de los ganaderos con la competencia de Europa, y no ha proyectado una sola inversión decente en esta provincia desde la Minero Siderúrgica, y ya llovió.

En esas tierras, no hace falta nombrarlas, han entendido hace años que un solo diputado/a autonomista en el Congreso, vale mas que catorce diputados/as de partidos nacionales

Las partidas que llegan solo atienden los servicios más elementales; sanidad, educación, ferrocarriles y autopistas, aún así de pago, porque además de los más pobres somos los más pringados.

Tanto, que nos agrada lo madrileño y Madrid, la máquina succionadora de la riqueza nacional, es nuestra bruja madastra.

Y qué decir del AVE, con esos cientos de millones dilapidados en los túneles, y esos 500 metros de soterrameinto en el Leon, ‘riviere droite’, robándonos los 4.000 que prometieron en Trobajo, a cuenta de la crisis. Cuando en las tierras donde la gente es más espabilada se tunelan hasta los arenales de la playa.

He dicho bien, «donde hay gentes más espabiladas», en las Españas que miran lo suyo y crecen a costa de morderle a Madrid sus prebendass de capital del Reino con vindicaciones, llamémoslas como quieran, regionales, autonómicas o nacionalistas.

En esas tierras, no hace falta nombrarlas, han entendido hace años que un solo diputado/a autonomista en el Congreso, vale mas que catorce diputados/as de partidos nacionales. Porque aquel, por malo que sea, busca el interés de su patria chica y los diputados nacionales, lo mismo da puñorosas que gaviotos, naranjas que morados, solo son vasallos complacientes de sus mandamases nacionales. Así que no trato yo de hacer apología del ningún partido localista, que lo mismo me da el uno que los otros que compiten por este nicho. Pero sí pido a los leoneses en edad de votar, con algo en la cabeza, que busquen ante todo conseguir un diputado nacional en la próxima llamada a las urnas, no podemos pedir más hoy día.

No hay más que mirar por ahí, ya no digo a catalanes y vascos que esos aprendieron la lección hace doscientos años y en sus tierras se nota una ventaja cada vez mayor con las demás. Porque las partidas que sacan de su conchabeo de los números en el Congreso se lo permiten.

Miremos a los que están como nosotros, Navarra con su UPN, Canarias con su Coalición Canaria, Asturias con su Foro, Valencia con su Unió, Aragón, Cantabria, Baleares, cada uno con lo suyo, Todos ellos son partidos localistas, llamémoslos así, algunos colorados, otros azulones, qué importa eso, pero todos velan por sus tierras. En Canarias todo se paga con descuento, vuelos, alimentos, coches. En Navarra tienen la mejor sanidad, en Aragón una industria floreciente, en Mallorca, un turismo top, Asturias, se defienden con uñas y dientes.

Aquí seguimos anclados en la espiral declinante y parecemos no enterarnos, baja el numero de residentes un 1% cada año, bajan los precios de la vivienda casi un 10% en este 2020, cierran 2000 negocios particulares, sube el paro un 5%.

Solo los pensionistas y funcionarios dan fuelle a esta hoguerica que se apaga si no lo remediamos. Votar a un partido localista, no importa el color, en esta España de taifas es la receta de la supervivencia. Los leoneses/as que no lo entienden es que siguen viviendo en el siglo XX, ¿o era en el X?

¡Anda León!
Comentarios