domingo. 05.02.2023
HAY UN asesino en serie al que no busca la policía ni andan tras él jueces y fiscales y, sin embargo, en los últimos treinta años, sólo en España, ha matado a ochenta mil personas. Actúa en todas las épocas del año, a cualquier hora del día y de la noche y no pocas veces lo hace en estado de ebriedad. Ése asesino letal,es la carretera. El año pasado acabó con la vida de 1.531 habitantes y, de ellos, quinientos habían bebido más de la cuenta. Es verdad que la estadística de este año refleja que ha disminuido el número de accidentes pero la cifra de muertos sigue siendo insoportable. Las nuevas medidas emprendidas por el nuevo equipo responsable de Tráfico están dando sus primeros frutos, pero no deberíamos engañarnos: acabar con los accidentes no está en manos de la Administración. La solución al problema está en manos de quienes se ponen a volante. Es un hecho que lo coches cada vez son más seguros, pero también que cada vez corren más, lo cual quiere decir que son un arma en manos de gentes que conducen de manera agresiva, atolondrada o distraída. Hay estadísticas que demuestran que los conductores noveles ( entre los 18 y los 25 o 27 años) sufren más accidentes que quienes ha rebasado esas edades. El acceso de chavales con 18 o 20 años a máquinas que pueden alcanzar los doscientos kilómetros por hora es un hecho y una tentación. No digamos si se mezcla con la euforia del alcohol.La alegría, la inconsciencia, la agresividad que apellida los años mozos cuando se transfiere al volante de un coche puede ser una arma letal.

Asesino en serie
Comentarios