sábado 31/10/20

Las banderas, aquí sí, allí no

La verdad, parecía una convención americana en época de elecciones que, por cierto, están ahí a la vuelta de la esquina. Y es que, se nos da como hongos criticar a los yankis en miles de cosas, sobre todo políticas, pero somos los primeros en copiar cómo hacen para contactar con sus electores para intentar ganar sus elecciones.

Tanto la Sra. Ayuso como el Dr. Fraude, mucho más el doctor, utilizaron a su manera la parafernalia disponible para llegar con más «simpatía» a los suyos. El despliegue de banderas de España y de la Comunidad de Madrid.

El presidente hizo el esfuerzo del año, «se rebajó» a acercarse a Sol para mantener una reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid. Quisiera pensar que todo es muy limpio y que todo está hecho, de verdad, pensando en ayudar a solventar la salud de Madrid y, por ende, la salud de España. Eso es lo que quisiera creer yo, pero la experiencia vivida con la gestión de esta tramposa pandemia me hace desconfiar del resultado final.

La Comunidad de Castilla y León, está moviéndose para no recibir ciudadanos que procedan de Madrid. Lógico

Es conocido por casi todos que Sánchez no da puntada sin hilo. El sencillo pero lógico gesto de acercarse él a la Comunidad de Madrid en son de ayuda, va a pasar factura antes o después. Personalmente pienso que antes. Lo debe pensar también la presidenta de Madrid. Pero, a la espera de que se pague el peaje correspondiente, valoremos como ciudadanos, que el gesto llevado a cabo por los dos políticos es, en principio, muy positivo. Con toda seguridad, si los acuerdos salidos de esa reunión son válidos, para doblegar al puto virus, eso, sencillamente eso, debería ser aprovechado por el resto del personal de nuestro país, para que dejemos ver las escenas vividas en las últimas semanas que, no hace falta ser ingeniero para saber que, esas escenas, nos están llevando, sin solución de continuidad, a que, de nuevo, el estrés en los profesionales médicos y la falta de camas, adquieran el protagonismo ya vivido en la primera ola de este tsunami epidemiológico. Lo mismo puede decirse de los profesores y, como no de los propietarios de pequeños negocios, especialmente de hostelería. Joder, ya está bien.

Vamos a dejar a un lado las ideas políticas de cada uno y hagamos, de una vez por todas protagonistas de esta dramática historia a los ciudadanos que están sufriendo, por partida doble. El cuidado de su salud, importantísimo, y el cuidado de su economía, importantísimo también. Pero son ellos los que ante una situación como la presente necesitan ayudas y sobre todo verdades. Se está demostrando que no tenemos el mejor Gobierno para conseguir esas dos condiciones, pero es precisamente el Gobierno quien debe facilitar las ayudas y no mentir trasladando mensajes optimistas, que el más tonto del pueblo ya no se los cree. Repito, estamos en el momento de la verdad y, para salvarnos; o vamos todos a una o se nos hunde la barca. Y entonces vendría la hecatombe.

España sabe que Madrid lo está pasando muy mal. Seamos realistas y digamos que se lo ha ganado a pulso, con el comportamiento de sus ciudadanos. Admitir esto no significa que lo tiene merecido pero debemos ser ecuánimes y dar a cada uno lo suyo. La Comunidad de Castilla y León, está moviéndose para no recibir ciudadanos que procedan de Madrid. Lógico. No quieren poner en peligro su entorno, recibiendo a gentes que vienen de donde es peor. Y así estaremos conociendo más y más sobre mecanismos para doblegar a esta pandemia. Y sin embargo, qué remedio, la vida no puede pararse y no digamos la política. Estoy escribiendo este artículo y recién conocemos que el ministro de Justicia, da luz verde para que se comience a tramitar el indulto a los secesionistas del 1 de Octubre. ¿Pero qué está pasando aquí? Aunque todos sabemos que una cosa es tramitar y otra indultar, también todos sabemos cómo va a terminar esto. Y así nos estamos moviendo en este Otoño recién estrenado. Y nos lo queríamos perder. Bien es cierto que para animarlo un poco más, ya se han conocido declaraciones de expresidente Felipe González, en contra de la opinión del señor de la coleta/moño. Dice González que la política de Iglesias se dirige claramente a destruir España. Y eso es intolerable. A todo esto e Dr. Fraude, ni mu. No le interesa.

Pero volviendo a las banderas como elemento de algarabía política, qué derroche en la reunión Sanchez-Ayuso para tratar el tema del Covid 19 en la Comunidad de Madrid y sin embargo que escasez de la Bandera española cuando actúan los cargos políticos nacionales, ministros, Vicepresidentes y Presidente del gobierno cuando viajan a Cataluña o al país vasco. Les da miedo y se acobardan exigir que esa bandera esté donde dice la Constitución que debe estar.

Pero esto es lo que tenemos. O lo tomamos o lo dejamos.

Las banderas, aquí sí, allí no
Comentarios