jueves 24/9/20

Bomberos voluntarios

El diccionario de la Real Academia de Lengua Española dice de profesionalidad: «cualidad de la persona u organismo que ejerce su actividad con capacidad y aplicación relevantes». Entonces, ¿por qué una persona que hace un trabajo voluntariamente no puede hacerlo con profesionalidad?       

En países como Alemania, Francia, y Estados Unidos el bombero voluntario está tan instituido que tienen un convenio laboral que está regulado por Ley y se les trata socialmente igual o mejor que a los profesionales, ya que los ciudadanos consideran que los voluntarios eligen servir voluntariamente al ciudadano corriendo el mismo riesgo que los profesionales, pero cobrando mucho menos que estos. Aunque si es verdad que haciendo menos horas.           

En Francia el 78% de los bomberos son voluntarios, solo el 17% son profesionales civiles y el 5% son militares. Además, cuentan con casi 12.000 sanitarios y en su mayoría, el 95% son voluntarios y entre estos existen médicos, farmacéuticos, enfermeros, psicólogos y veterinarios. Se trata de ciudadanos que libremente desean participar en labores de emergencias y que sacrifican parte de su tiempo en servir a la comunidad en su localidad. El 8% son estudiantes, el 12% trabajan en grandes empresas, y el 11% trabaja en pymes; y a partir de los 16 años y cumplir una serie de requisitos ya pueden ser bomberos voluntarios, e incluso las personas que tengan estudios pueden ser oficiales a partir de los 21 años. Y todos se comprometen a cumplir un mínimo de horas de voluntariado al mes. Aunque no reciben una remuneración mensual sí reciben una indemnización por hora trabajada.     

Todos los bomberos, sean profesionales o voluntarios, reciben la misma formación de obligado cumplimiento; y tanto los voluntarios como las empresas donde estos trabajan, tiene mejoras fiscales, descuentos en seguros de incendios, reducción en el IRPF del 60% en la misma cantidad percibida como voluntario, teniendo en cuenta que la cantidad recibida como voluntario no tributa, y bastantes mejoras más, añadiendo también que les queda una paga por años de servicio si cumplen un mínimo de años. Todo esto fijado por Ley. 

En Alemania, que también está regulado por Ley con un convenio laboral, el 96% del total de 1.050.000 bomberos son voluntarios, es decir, algo más de 1.015.000 son voluntarios.

En el país que más fama tienen los bomberos, como es Estados Unidos, resulta que el 70% de los bomberos son voluntarios. Es decir, de 1.150.000 bomberos que hay, 812.000 son voluntarios,  y de estos el 94 % atienden a comunidades de menos de 25.000 habitantes o lo que es lo mismo, 26.000 parques de bomberos o estaciones, como allí se llaman, son totalmente de bomberos voluntarios.

Las personas que viven en zonas rurales tienen todo el derecho a estar protegidas en casos de incendios, pero existe la imposibilidad económica de hacer parques de bomberos profesionales en zonas rurales porque los recursos económicos son limitados.  Y así lo han entendido los países antes mencionados, que en mi opinión están más avanzados socialmente que nosotros.

En la ‘España Vacía’ tenemos el derecho de tener mejores carreteras, mejores comunicaciones, mejores servicios; hay pueblos que ni siquiera tienen cobertura móvil en el siglo XXI, también tenemos el derecho a mejores servicios sanitarios, mejores transportes, y así un largo etcétera, con un listado de necesidades mucho más importantes, prioritarias y necesarias que un parque de bomberos «profesional» que cueste al ciudadano más de seiscientos mil euros anuales sólo en nóminas, para tener una media de sesenta salidas al año.

Contando el total de bomberos en cada país, en Francia existen casi 4 bomberos por cada 1.000 habitantes, en Alemania 13 bomberos por cada 1.000 hab., en Estados Unidos 3,5 bomberos por cada 1.000 hab., en Finlandia 3,20 bomberos por cada 1.000 hab. de los que el 77 % son voluntarios, en Noruega 2,40 bomberos por cada 1.000 hab. de los que el 44 % son voluntarios; y en España 0,79 bomberos por cada 1.000 hab. En España el número total de bomberos es de 36.900 y solamente el 13% son voluntarios y el 11% son militares.

Hay parques de bomberos voluntarios con más de treinta años de antigüedad, donde se pueden enumerar muchos accidentes de tráfico rescatando a las víctimas que se han salvado gracias a estos, infinidad de incendios de interior salvando las viviendas, un sin número de incendios forestales, además de muchos más siniestros como inundaciones, limpieza de carreteras, rescates de animales, etcétera. Los conocimientos se adquieren de dos maneras, por formación, pero sobre todo por la experiencia, ya que la formación son los conocimientos que se van acumulando con la experiencia de los años para luego enseñarlos a futuros bomberos.

Mi conclusión es que los bomberos voluntarios son muy necesarios e imprescindibles y debería de haber muchos más repartidos por las zonas rurales de toda España. Solamente desearía que, aunque tenemos cursos de formación todos los años, tuviéramos muchos más, que sea de obligado cumplimiento y tener un convenio laboral que regule el voluntariado como en los países antes citados.   

Con formación, actitud, dedicación y responsabilidad cualquiera puede hacer cualquier trabajo. El bombero voluntario es una necesidad y es prioritario, y debe de estar regulado por Ley con un convenio laboral.  

Bomberos voluntarios
Comentarios