lunes. 27.06.2022

‘Brexit’: cae la primera

ficha del dominó

Se cumplió lo que nadie quería en Europa: el Reino Unido se marcha. Ahora que me lo expliquen: ¿alguna vez ha pertenecido realmente a la Unión Europea? Aislados en su isla… con diferente moneda, tabla de medidas, mayoría de derechas pero conducen por la izquierda…

Le salió rana la jugada a Cameron, midió mal la fuerza opositora (claro, como no mide en metros sino en yardas…). Han vendido el Brexit con mentiras: se han callado que tendrán recesión, más desempleo y sin poder controlar la inmigración. ¿Y ahora qué? Lo primero, alguien se va a forrar comprando ahora acciones con el batacazo que se ha dado el Ibex, al margen de todo esto, la mala noticia es que los partidos ultraderechistas xenófobos de Europa se van a crecer, porque han visto que el miedo es un arma muy poderosa.

Ya se contaba con el apoyo al Brexit de los conservadores de edad avanzada que añoraban tiempos pasados, pero lo que no se esperaba es que la clase trabajadora se pusiera del mismo lado; salvando las distancias, es como una coalición entre Unidos Podemos y el PP para formar gobierno.

Ya ha caído la primera ficha del dominó (aunque todavía el parlamento podría revocar el brexit), la siguiente ficha: nueva consulta en Escocia para pedir de nuevo su independencia. Siguiente ficha: crecimiento xenófobo en Francia con Jean-Marie Le Pen de abanderada. O se pone un cortafuegos ya, con la intervención de los líderes europeos dando una respuesta unánime y contundente, o la falta de personalidad y criterio que acostumbran a tener hará que la Unión Europea se vaya desmenuzando poco a poco sin ningún tipo de remisión, y ya no querrán quedarse ni los monos del Peñón de Gibraltar (¡Ah! Que ya se van de la UE).

rAFAEL zAMORA. lEÓN

Olvido a Ángel Aller

El tiempo fluye demasiado de prisa, y como somos varios a leer el mismo ejemplar del Diario se me fue de la memoria y de las manos el artículo de Alfonso García después de varios años que no me encuentro con él por mis traslados de residencia, pero sí he seguido de cerca sus aportaciones escritas.

Mis amistades y conocidos de mis tiempos roblanos y de más arriba, van perdiendo fuerza, nunca olvido.

Fueron cuatro años felices en el entorno montañés y minero. Alguien me dijo un día: «D. Ángel: Cuídenos la mina que es lo único que tenemos».

Es más importante el colegio que prepara los hombres del próximo futuro y del mañana, le respondí. Tenía razón nuestro viejecillo con su larga experiencia. Me queda un recuerdo grato de La Robla y de don Alfonso y familia. Más de cuatro años conviví con mi tocayo Ángel, excelente profesor y mejor persona. Casi siempre nos la juega el espacio y más el tiempo. Pero hablar de Ángel Aller sin nombrar el Bosco, me ha parecido una pequeña indelicadeza, añadida a otras pendientes. Él y los amigos que aquí dejó entre el alumnado y profesorado, merecía una alusión, aunque no hubiera sido más que para rezar por él y una muestra más de agradecimiento para sus amigos más cercanos, para la familia y para el gran número de conocidos de colegio y otros entornos en los que se movía eficientemente. De todas las maneras lo esencial se cumplió, recordarnos los veinte años de ausencia para los inmemores. Pues la gratitud es un deber y un gran don. Gracias.

ÁNGEL CARVAJAL. lEÓN

Desaire inglés

La insignificancia que supone la tierra firme para el mar; esto es lo que significa Europa para el Reino Unido. Los ingleses han decidido con el llamado brexit deshacerse del incómodo lastre que le suponían el resto de socios europeos. Pretender ser el centro del Universo, no deja de ser un esnobismo «made in England». Un desaire inglés, que evidencia su geográfico aislamiento natural con respecto al continente. Pero nada más. Eso sí, los cimientos económicos necesitarán de sólidos diques, que mantengan en tierra firme este arrogante cambio de rumbo.

JESÚS SÁNCHEZ. lEÓN

cartas al director
Comentarios