viernes 7/5/21

Cataluña, una tragedia sin final

Nadie duda que el problema catalán tiene una difícil solución. Todos los gobiernos fueron y son culpables de la deriva catalana. Cuando no hay una mayoría para gobernar el partido que necesita el apoyo acude a Cataluña con las manos tendidas y los bolsos llenos. Se arrodilla para pedir los votos.

El problema catalán se ha ido gestando en el momento de que se le concede la autonomía. Sin embargo, el primer gobierno presidido por Tarradellas no fue un gobierno con tintes independentistas ni menos revolucionario. Creo que Tarradellas tenía un sentido de estado y, si bien reivindicaba para Cataluña sus derechos, no conllevaba ni mucho menos a la situación que nos condujo la etapa de Pujol, continuada por Mas y rematada por Puigdemont y aniquilada por Quim Torras.

Es una visión «pujolista» de Cataluña, realmente Cataluña durante 25 años y por debilidad de los sucesivos Gobiernos españoles, permitieron que Pujol creara una Cataluña, alejada del catalanismos histórico, con el objetivo de perpetuar una determinada ideología en el poder, cuando se intentó sacar sus casos de corrupción el sistema que había implantado se rebeló y como medida de presión utilizó el independentismo, cuando no lo había sido durante sus años «de paz».

Es muy lamentable que la corrupción pujolista sea el resorte que lance a los catalanes a una deriva política y a un descarrilamiento como resultado de un enfrentamiento entre Cataluña y el Estado español.

Es muy lamentable que la corrupción pujolista sea el resorte que lance a los catalanes a una deriva política y a un descarrilamiento como resultado de un enfrentamiento entre Cataluña y el Estado español

Pujol fue un estratega que contaminó todas las instituciones catalanas e inclusive parte de la élite empresarial y de la Banca. El día que sale a luz el 3% ese día marca un antes y un después en Cataluña. Se ha tocado el sacrosanto templo del catalanismo y todos sus sucesores imbuidos del pujolismo salen en tromba a defender y proclamar la autodeterminación el fin independentista alegando cuestiones históricas del siglo XVIII con la eliminación de sus fueros o privilegios al subir Felipe V al poder. Esto es una disculpa. No tiene base porque si acudimos a ella y la validamos surgirían Reinos de Taifas en todo el territorio ibérico.

La unidad de España saltaría por los aires porque: los astures, leoneses y castellanos tendríamos más fundamento para un reino independiente que los catalanes. Esta es la munición, pero la chispa salta con la corrupción pujolista que cual delincuente famoso se mueven nada más hay que tocar la campana y todos los que le rendieron pleitesía salen a la calle para liberar al alquimista de sus enguajes ya que hay muchos estómagos agradecidos.

Y esta primera revuelta coindice a proclamar la independencia no como fin en sí sino con el objeto de liberar a la familia Pujol de sus fechorías ya que un estado independiente significaría el perdón y la amnistía de haber esquilmado las arcas de Banca Catalana y liberar a toda la familia del presidio en un estado independiente. Pero, repito, la culpa está en las concesiones que dieron todos los gobiernos desde Felipe González, pasando por Aznar y no olvidemos la triste y trágica etapa de Rodríguez Zapatero cuando aprobaron el Estatut y dijo que no cambiaría ni una coma y tuvo que ser el Tribunal Constitucional quien pusiera a Cataluña dentro de la Constitución.

Pero, no olvidemos la etapa de Rajoy con su mayoría absoluta contemporizó y no dio un golpe de gracia y un puñetazo en la mesa ya que tenía a su alcance todas las instituciones y, sobre todo, la Constitución. Fue débil, enclenque y de aquellos polvos vienen estos lodos. Ahora bien, quien remata el partido y lo pierde por goleada es el actual presidente del Gobierno.

Llevado por el ardor del poder no duda en contraer un matrimonio polígamo presentándole cantidad de novias para su consumación. Y aquí tenemos el mal. Un Gobierno débil, sometido a la causa independentista, subyugado por mantenerse en el poder se permite todo.

Se resucita Terra Lliure, personificado en la CUP e inclusive en ERC, no olvidemos, cuando se disuelve esa facción terrorista, algunos se integran en Esquerra Republicana. Ayer por la condena de los que se rebelaron contra el Estado y hoy por causa de un delincuente salimos a la calle con toda clase de armas financiadas por la CUP y permitidas por el Govern. Quemamos Barcelona. Destruimos la economía. Arruinamos a los empresarios. Permitimos que la nueva guerrilla de Terra Lliure asalte Barcelona con la connivencia de los partidos, independentistas.

Los mossos de escuadra impotentes para hacer frente a una horda armada. Masacramos a los ciudadanos de bien, intentamos que corra la sangre y a punto estuvo del sacrificio de las fuerzas de orden público. ¡Es que no podemos evitar esta nueva lucha púnica de Cartago contra Roma! Estos númidas catalanes están destrozando una tierra rica y laboriosa y el Gobierno central impasible, desde la barrera mira cómo se torea al morlaco. No dice nada porque el trono peligra.

Mientras, la guerrilla catalana campea libremente porque Esquerra republicana depende de los terroristas de Terra Lliure. Esto es Cataluña un campo de batalla que lo único que importa es atraer a la novia que me interesa no importa la infidelidad.

No importa el deshonor. No importa la destrucción ni quizás la muerte, lo que importa, es el poder. Cataluña caminas al destierro porque tus hijos no son fieles. Prefieren el poder al honor, a la dignidad y a la paz ¡Ay! Cataluña. ¡Ay! Cataluña, nadie te mata y sola te mueres.

Lo que Cataluña necesita es menos políticos y truhanes buscando soluciones finalistas, romper España solo por liberar a delincuentes y mafiosos y, sobre todo, vivir con suculentos estipendios porque al final lo que hoy pretende el político es asegurar su cocido y el de la tribu.

La Cataluña que recibió a miles de españoles que la hicieron grande y próspera y rica vas a ser pobre porque unos gobiernos miserables y, solo por matrimonios de conveniencia, te llevarán a la ruina. ¿qué espera Cataluña, Govern catalán o Gobierno Central a que haya derramamiento de sangre? Ni así. Ya que la sangre derramada será la de los esclavos y nosotros los patricios seguiremos en el poder.

Cataluña, una tragedia sin final
Comentarios