sábado 27/11/21

Que no de la política. Ésta, debe ser la práctica de quienes rigen «adecuadamente» los asuntos públicos. En cambio yo, titulo de «los políticos», de los que tenemos, que no rigen «adecuadamente» nuestros asuntos públicos. No dan la talla. Me dirijo a todos sin excepción, ya sabemos de antemano que casi «ninguno» de ustedes mantiene su cargo con seriedad y mucho menos aun con dignidad. Cada día lo vemos y cada día nos lo demuestran. Es indignante que en medio de una pandemia de las proporciones que estamos teniendo tengan ustedes tan escaso interés por sus ciudadanos y que solo miren por sus intereses. Los escándalos dentro del mundo de la política ya no sorprenden. El caso es mantener el cargo público, mantenerlo de cualquier manera e incluso y lo que es más indignante intentando dar explicaciones a lo inexplicable. A ustedes, si les escuchamos atentamente hasta parece que dicen cosas coherentes, en cambio lo que dicen son puñeteras mentiras, a veces hasta con «buena» exposición, pero mentiras al fin y al cabo. Hay tratados que «enseñan» la práctica del cómo, cuándo y hasta del que hablar según el momento, que puede parecer ser la correcta «políticamente hablando. La verdad no tiene porque ser la expuesta pero a la misma se le pueden dar muchos rodeos, tantos que parece que hasta parece que dicen la verdad. Que «listos» y que «tontos». Señores políticos, los principios, valores e ideas deben ser no solo «expuestos» con mejor o peor estrategia, esto es hasta fácil. Deben también ser mantenidos durante el tiempo que estén en ejercicio de sus cargos y esto ya es lo complicado.

Me dirijo a todos los partidos políticos actuales y por tanto a esta generación de políticos: «deben irse todos», aquí no se puede salvar a nadie. La gente de la calle, no está para películas de terror ni para soportar el espectáculo que nos están dando, la gente de la calle quiere poder ver y abrazar a sus familiares más queridos, salir con ellos… y además ver también como se gestionan «adecuadamente» sus recursos. Veamos:

Es indignante que en medio de una pandemia de las proporciones que estamos teniendo tengan ustedes tan escaso interés por sus ciudadanos y que solo miren por sus intereses. Los escándalos dentro del mundo de la política ya no sorprenden

—El PP ha mantenido comportamientos sucios, propios de su pasado, lo está siendo en el presente y también lo será en su futuro. Al más puro estilo mafioso, de «engaño organizado». Hasta el incapaz señor García Egea, posiblemente con el talonario de la caja B en la mano ha conseguido comprar ideas, comprar dignidad, comprar silencio, comprar tránsfugas… dando la real sensación de un estilo en la corrupción que ya no impacta sino que les caracteriza como opción política. Han propiciado estos días situaciones que podrían estar lejos de la honestidad. El PP no ha sabido resignarse, se ha olvidado del sufrimiento de la ciudadanía y la ha sometido al rédito electoral. No es la primera vez que lo hace, ni será la última.

—Lo de Cs no es ni siquiera presentable, no sabemos si es el partido causante o si será el perjudicado. Cualquier cosa me imagino en un partido en descomposición y con líderes del estilo de la señora de Murcia (capaz de firmar y desfirmar en 24 h.), de la señora Arrimadas o del poco creíble y de ideas cambiantes señor Igea. ¿Qué tipo de representantes o diputados tienen ustedes, no solo en Murcia, en Madrid en Castilla y León y en todas las CC AA?, que son capaces de provocar otro ‘tamayazo’ al que llamarán o vestirán con medias verdades pero que es transfugismo puro, es decir manejar voluntades para evitar una moción de censura con la que habían estado de acuerdo los dos días previos a la «reunión» con el nada ínclito García Egea. Supongo que como les ha venido pasando, sus resultados en las próximas elecciones serán imperceptibles. Del señor Aguado decir que su credibilidad es nula. Después de dos años en la nada, va y se cabrea porque le han sacado de su «puesto» en el que estaba, de mero espectador.

—El PSOE vive en la ignorancia maliciosa, da la apariencia de que no va con ellos pero están en todos los saraos y de todos o casi todos salen escaldados. No saben calcular, toman decisiones precipitadas o con el único motivo asimismo de sacar réditos electorales. Miren señores socialistas, ustedes meten mucho la pata y en política cuando se mete una vez la pata pues puede ser que hasta empatices y aceptes disculpas, pero cuando se sale de una y se cae en otra pues te «insensibilizas» y pasas de todo. No sientes «los colores». Claro que cuando esto ocurre vienen después unas elecciones y…

—A UP no le doy ninguna credibilidad, me ha defraudado tanto que ya solo me produce indiferencia.

—Vox es un partido que ha nacido de la nada, de cuatro nostálgicos del franquismo. Le ha comido terreno al PP, a Cs e incluso al PSOE y con su discurso reaccionario, retrogrado, falangista, ultraderechista pues se está llevando el gato al agua de la derecha que no es poco. En realidad puede llegar a ser nuestra peor pesadilla.

—Los partidos políticos catalanes ya sabemos lo que persiguen y recurrirán a todo tipo de artimañas para conseguir «su objetivo». De los nacionalistas vascos, más de lo mismo. No me creo lo que «dicen» las siglas de ningún partido: ni sois populares, ni sois ciudadanos, ni sois socialistas, ni podéis. Más bien «jodéis».

Esta es la «nueva normalidad» de la política? Aprender a vivir con los desmanes que nos estáis causando con vuestros tejemanejes? Podéis volver a la vieja normalidad y ser personas que se dedican a la política? No, esta generación de políticos debe irse. Les llamo a una reflexión y aunque solo sea por esta vez caminen juntos, hagan política de Estado y que sea por y para los ciudadanos, al menos mientras estemos en esta situación de pandemia. «Júntense», tomen unas copas en una «terraza» y cuando estén como odres, firmen como si fueran políticos normales. Luego, ustedes solos volverán a sus «rediles», volverán a hacer el camino que les marcan a golpe de «carlanca».

Mientras tanto millones de españoles siguen sin vacunarse, en peligro de contagio y ustedes solo piensan en salvar «algo», sin reparar en que la vacuna no es la solución a corto-medio plazo. Será un poco más tarde cuando se evidenciará la eficacia de las mismas. Entre tanto, se hace necesario mantener las medidas preventivas anti Covid. José Fernández Amez Médico de Familia jubilado

El circo de los políticos
Comentarios