sábado 27/11/21

La atención  primaria representa el  primer  contacto con los pacientes y consiste en llevar la atención médica lo más cerca posible al paciente, ya sea a su comunidad, a su trabajo, o a donde sea requerido. Por descontado también a «los domicilios». Primaria quiere decir: «principal o primero en orden o grado», según el Diccionario de la RAE. O «que resulta principal o esencial, base o fundamento necesario para otra cosa». Si le precede la palabra Medicina, quiere decir Medicina de Atención Primaria, que es esencial, básica y presencial. O al menos lo ha sido hasta este momento.

Los de «mi quinta» accedíamos al ejercicio de la Medicina Rural a través de una oposición convocada por el Ministerio de Sanidad. Nos llamábamos Médicos Titulares o de APD (Asistencia Pública Domiciliaria). Aunque partir de ¡ya!, lo de asistencia pública es un hecho, y lo de «domiciliaria» está a punto de extinguirse. Una vez extinto el cuerpo de M. Titulares, los médicos pasamos a llamarnos de A. P. o M. de F. Pero hay más, a partir de ahora, la MAP comienza a denominarse M. de Atención con Cita Previa o como la han dado en denominar Asistencia Sanitaria en el Medio Rural. El médico vivirá en la sede del Centro de Salud y para salir a «hacer un domicilio» al medio urbano o rural según del que se trate, tendrá que pasar un filtro por el que «el motivo» de la demanda puede perderse en «las ondas», o ser un tapón.

Está claro que con la panda de inútiles con que se maneja la Sanidad en Castilla y León (supongo que parecido a otras), hago referencia a la consejera de Sanidad, la señora Casado, al vicepresidente señor Igea y hasta «adjudico» como también culpable de nuestro abandono (de todo, no solo de la medicina) al alcalde de Valladolid señor Oscar Puente que dicen que lo es por el PSOE. Los socialistas que yo he conocido y que conozco tienen entre otras cosas en común, algo muy importante: la solidaridad.

La pandemia les está ayudando a despoblar al medio rural más periférico; a impulsar la «telemedicina» como única forma de Medicina Rural, de Cabecera o de Familia; a favorecer que los médicos residentes o ATS formados en nuestros centros de salud y hospitales se tengan que ir

Veamos, la pandemia les está ayudando a despoblar al medio rural más periférico; a impulsar la «telemedicina» como única forma de Medicina Rural, de Cabecera o de Familia; a favorecer que los médicos residentes o ATS formados en nuestros centros de salud y hospitales se tengan que ir a lugares donde se les retribuye y se le hacen contratos más ventajosos; condiciona la pandemia que ustedes explotan de forma unilateral; a que los profesionales sanitarios jubilados no sean repuestos por otros nuevos; les faculta asimismo a tener «excusas» para no conectar a todos los rincones de nuestra región por medio telefonía móvil; a que nuestros jóvenes se vayan; incluso ayudan a que nuestros «viejos» se tengan que ir de los pueblos para sentirse protegidos.

La señora Casado por fin ha descubierto «sus cartas», las de 2019 y se ha afirmado en el cierre de los Consultorios Locales (CL), que solo se abrirán si hay pacientes con cita previa. Ocurre que luego, los teléfonos se colapsan y a la cita previa no hay acceso porque los CL solo abren (según palabras de la consejera) cuando se concierta una cita previa. Y para zanjar cualquier duda afirmo: Los pueblos (Consultorios Locales) solo se abrirán si hay cita, si no, no».

Se acabó la Medicina de siempre, la de «ir al médico», también se acabó. Es el fin de una época, no lo duden. Luego, la cita tendrá lugar cuando lo permita «la agenda» y, si se consigue «conectar». Dicen que hay algunas agendas de Primaria que ya tienen una lista de espera de 14 días. Algo tendrán que decir los ayuntamientos y juntas vecinales propietarios de los CL. Es el Nuevo Modelo de Asistencia Sanitaria en el Medio Rural,  dado a conocer en noviembre del año 2019 y por fin puesto en marcha.

Como podemos observar, el concepto Primaria, ha desaparecido. Señora Casado, consejera de Sanidad de la Junta, usted que fue elegida «mejor Médico de Familia del mundo, usted «ha tenido el honor» de acabar con lo de APD, Familia o lo de Primaria que para mí es lo mismo. Usted ha perdido el titulo que le dio la Wonca (Organización Mundial de la M. de F.). Y aunque su amigo, el señor Igea, le echa una mano con «un nuevo asunto» y por su ya bajo crédito («ascenso y cese» de J.A. Arranz en 19 meses) afirmando que: «es la política mejor valorada del gobierno», es para sospechar que viniendo de quien viene la alabanza, pues no nos la creemos y mas con sus sobrevalorados antecedentes.

Habrá que seguirla de cerca: ella «nombró y ella quitó». Quiero hacer un comentario que puede venir a cuento: «La medicina que yo estudié y la que practiqué no se parecen en nada». El último tercio del siglo XX (mejor época de mi vida profesional) fue una época de grandes avances en la medicina en la que los médicos de mi época (1971) nos tuvimos que formar sobre la marcha, en muchas ocasiones de la mano de las farmacéuticas porque el M. de Sanidad nos «soltaba» y a trabajar. Lo del MIR vino después. Ya entrado el siglo XXI las cosas comenzaron a complicarse, los médicos ya éramos en exceso dependientes de nuestros «gerentes» y sufríamos sus presiones. Más lo sufrían los interinos o contratados como es obvio. A los «fijos» nos tenían un poco más de respeto. El médico de Familia actual, creo que podría ser sustituido por un «robot», con un móvil incorporado a sus estructuras «cerebrales», con toda una serie de información procesada e incorporada a un chip que de «respuesta» a casi todas las situaciones que le puedan demandar. La información ya elaborada llegaría al sanitario y este la utilizaría. Los profesionales sanitarios del medio rural serán residuales. Tendrán su participación incluso presencial en momentos puntuales. No dudo, de que será eficaz (el robot) ¡¡pero no será lo mismo¡¡ Hasta habrá algún nostálgico que pretenda atender presencialmente a sus pacientes y que por ello pueda ser reprobado por «los de arriba» y que pretenderá ser un «médico». Estos nostálgicos sufrirán las consecuencias del «mando único». Hacia esta medicina avanzamos? Es este el primer paso Siempre sostuve que cualquier persona, podría «practicar» la medicina que hacemos en las consultas de Primaria. Con unos guiones o instrucciones del médico o ATS responsable, la mayoría de las demandas tendrían la misma efectividad o «casi». El robot, también podría, hacer recetas, extender partes, demandas de exploraciones o interconsultas… y poco más, como podría ser atención a crónicos con unos guiones confeccionados. Si se presenta una «urgencia» entra en juego el médico o enfermero si tenemos la suerte de conectar con él, porque si no es así la solución es la de casi siempre acudir a «Urgencias» donde de momento todo el mundo acude y donde todo el mundo (también de momento) es atendido y de forma ejemplar.

El cara a cara, la consulta presencial, la trasmisión de datos entre médico y paciente… en fin el, Buenos días Manolo, que tal la familia… Buenos días D. José, bien ¿y la suya? En esta segunda parte de mi escrito he «fabulado un poco», por tanto les ruego sepan disculpar esta debilidad «cazurra» mía. Se nos acerca el futuro, es obvio.

Sin "cita previa" no hay consulta
Comentarios