martes. 09.08.2022

EDITORIAL | Coexistencia para no matar la zona antigua

La vida en el centro de las ciudades requiere una serie de equilibrios complejos para conseguir que convivan los distintos intereses y también los derechos de las personas. La presión que se ejerce sobre la parte antigua por parte de nuevas formas de turismo genera polémica en muchas poblaciones. Como también el ocio, en sus distintas formas, e incluso la presencia de actividades tradicionales, como desfiles o procesiones, que ocasionan evidentes molestias. La complicación para alcanzar esa ecuanimidad requiere diálogo pero también el establecimiento de unos límites que incluyan derechos fundamentales, como el de poder vivir con una tranquilidad que sea razonable. Los intereses económicos en el casco antiguo de León son evidentes. Incluso la presencia de la hostelería es un bien para la ciudad, porque forma parte de sus atractivos para impulsar turísticamente la ciudad. Pero también es imprescindible evitar que se amplíe esa tendencia a que la ‘ciudad vaciada’ siga avanzando por el Húmedo y el Barrio Romántico. Para no convertir en un desierto algunas zonas hay que hacerlas habitables.

EDITORIAL | Coexistencia para no matar la zona antigua
Comentarios