sábado 04.07.2020

Comprometidos con la profesión: maestros

Quiero hacer llegar este mensaje a la Federación de Ampas de centros educativos públicos de la provincia de león (Felampa Sierra-Pambley)Soy una maestra que lleva ejerciendo durante 25 años en la enseñanza pública (profesión que me llena de orgullo), y no dejo de salir de mi asombro anteesa denuncia que hacen.Primeramente acusen a quien crean que deban de acusar, centros o profesores concretos en las instancias oportunas, pero no dejen en el aire el indefinido algunos ya que da pie a sembrar una serie de acusaciones, que quedan en el aire para que alguien las recoja, y en eso no veo precisamente buena intención.

Los maestros/as somos perfectamente conocedores de la instrucción de 17 de abril de 2020 punto por punto, me atrevería a decir que muchos hasta las comas, porque hemos tenido un sinfín de reuniones y sorpréndanse, telemáticamente a través de los canales para docentes que nos proporciona la Junta de Castilla y León.

Los docentes nos hemos puesto a trabajar desde el momento uno con todos los medios que teníamos a nuestra disposición, adaptándonos lo más rápidamente a esta desafortunada situación. No hemos escatimado en utilizar nuestros ordenadores, teléfonos y por supuesto la electricidad, dado que estamos conectados casi todo el día y por supuesto nuestro tiempo que es lo más valioso, ya que hacemos innumerables horas y estamos agotados física y mentalmente.

Pero eso no lo veis, claro está, como tampoco veis que somos personas que tenemos familias, enfermos y nuestros propios problemas y aun así siempre estamos para vosotros/as con las mejores palabras.

Respecto al uso de los medios tecnológicos le diré que aunque tengamos algunas carencias, las hemos subsanado a base de horas de trabajo, explorando e introduciendo nuevos canales de comunicación en un tiempo mínimo, y además tenemos el proyecto de avanzar en este campo en los sucesivos cursos como una gran prioridad.

Pero el problema no ha sido ese, el tema es como llevar en estos tiempos la información a las familias, porque no todos disponen de esos medios informáticos, los profesores hemos contactado con las familias para ver por qué canal nos podríamos comunicar con ellas (solo nos faltó hacer señales de humo). También hace falta un mínimo de formación a las familias y recursos para los que no pueden tener acceso a ellos.

Aprovecháis para decir que nuestra obsesión es terminar el temario, caiga quien caiga, la inmensa mayoría de los docentes no vamos dejando victimas por el camino, trabajamos con una metodología activa y participativa adaptándonos a las características individuales de nuestros alumnos/as y somos perfectamente conocedores de lo debemos de hacer con nuestras programaciones, no necesitamos que nadie nos lo recuerde, por algo Castilla y León tienen el nivel educativo más alto de España y lleva mucho tiempo en los primeros puestos.

Señalan que esta situación les hace ser profesores y verdugos de sus hijos/as, desgraciadamente han juntado dos sustantivos que nada tienen que ver, por lo menos en nuestra profesión

Supuestamente ponen en entredicho la labor que está haciendo la inspección, dado que se permiten dar recomendaciones, para su información están en contacto permanente con los equipos directivos, que son los que después nos transmiten la información.No esperamos unas palmaditas en la espalda, pero no ser el blanco fácil de nadie, porque no nos lo merecemos.

Seguimos siendo esas personas que escuchan a sus hijos e hijas e incluso a los padres cuando tienen problemas y necesitan ayuda o un consejo, también somos los que han secado muchas lágrimas y regalado mucho cariño (que nos nace desde el corazón) cuando se caen y los curamos, cuando tienen problemas en casa, cuando necesitan hablar y en muchas otras situaciones.

Me parece terrible esa supuesta acusación de que no quieren que sus hijos sean educados bajo el miedo o la amenaza, si tienen un problema con un profesor/a soluciónenlo, pero no lancen ese tipo de comentarios, cuando saben que muchos maestros/as en los últimos años han sido insultados, increpados, ridiculizados delante de los niños y así todo han seguido poniendo la otra mejilla (por supuesto hay muchos padres con los pies en la tierra, que no encajan en estos puntos).

Por último señalan que esta situación les hace ser profesores y verdugos de sus hijos/as, desgraciadamente han juntado dos sustantivos que nada tienen que ver, por lo menos en nuestra profesión. Eso deja claro que no saben lo que de verdad significa ser maestro/a, pues les diré que es algo muy grande, que está muy por encima de explicar una asignatura, y como pueden observar es insustituible, tanto por la parte humana, social, como por la pedagógica.

Comprometidos con la profesión: maestros
Comentarios