jueves 28/10/21

Comunicar para transformar

Han pasado más de dieciocho meses desde el comienzo de la pandemia del coronavirus y a pesar de las limitaciones de movilidad, los ecosistemas siguen resentidos. Esta paradoja pone de manifiesto el grado de degradación que ya venía arrastrando la Naturaleza en todo el planeta.

Hoy, que celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente, ya hemos consumido todos los recursos naturales del planeta disponibles para todo el año… por lo que los próximos seis meses volveremos a “vivir a crédito”. Sí querido lector, nos comemos más rápido el planeta que la capacidad que tiene de reposición y restauración.

Naciones Unidas ha elegido para conmemorar este día el lema Reimagina, recrea, restaura, conceptos que ponen de manifiesto la importancia del momento y la oportunidad que representa la restauración de los ecosistemas. Restaurarlos significa prevenir, detener y revertir este daño, o lo que es lo mismo, pasar de explotar la naturaleza a curarla.

Si de algo nos tiene que servir la covid-19 es para no volver a cometer los mismos errores: creer que podemos seguir sobreexplotando la naturaleza, esquilmando recursos por encima de su capacidad de regeneración

Si de algo nos tiene que servir la covid-19 es para no volver a cometer los mismos errores: creer que podemos seguir usando, sobreexplotando y tirando nuestra naturaleza o lo que es lo mismo, esquilmando recursos naturales por encima de su capacidad de regeneración. Cuando herimos a los ecosistemas, nos estamos haciendo daño, mucho daño a nuestra salud, y la pandemia mundial es el mejor ejemplo. Una naturaleza sana nos protege, lo contrario nos trae estas consecuencias que estamos viviendo en primera persona.

Durante estos últimos meses, los periodistas ambientales hemos puesto el foco en la relación entre las zoonosis y la degradación ambiental. Cómo un medio ambiente dañado es muy perjudicial para los seres humanos y por qué es imprescindible que cuidemos de la naturaleza, si queremos que ella nos cuide.

La concienciación ambiental no se puede lograr sin información rigurosa y de calidad. Vivimos un momento de transición ecológica, energética y climática, que supondrán cambios radicales en nuestra forma de producir y de consumir, e imperativamente tendrán que ser respetuosos con el medio ambiente. Estos cambios nos están llevando a un cambio en nuestros hábitos de vida y de relación con nuestro entorno, en todos sus ámbitos.

Para que esos cambios se produzcan los ciudadanos tenemos que contar con la información ambiental necesaria y así, sin dejar a nadie atrás de la manera más inclusiva posible, lograr cumplir con los compromisos ambientales y climáticos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París.

Administraciones y empresas tienen que hacer un doble esfuerzo. Por una parte, apostar por la transición ecológica, energética y climática de forma decidida. Y, en segundo lugar, contarlo: informar de sus acciones para que los ciudadanos se impliquen en el cambio.

La demanda de información ambiental es cada vez mayor. Y una muestra de ello es la apuesta de múltiples medios de comunicación por espacios exclusivos sobre medio ambiente, en los que periodistas especializados logran publicar reportajes de gran interés social y periodísticos. La información ambiental se ha convertido en indispensable y se encuentra entre las más demandas y leídas.

En Castilla y León aún estamos lejos, a pesar de ser una de las Comunidades Autónomas con mayor porcentaje de biodiversidad de Europa, de conseguir una mayor presencia de los temas ambientales en los medios. Hay excepciones, pero estas deberían convertirse en la regla general. Hay grandísimos profesional, con una gran formación, pero para que su trabajo sea fructífero deben contar con el apoyo inequívoco de sus superiores y, quizás lo más importante, de los propietarios de los medios. Si logramos que “los de arriba” vean que estamos en el punto de inflexión, que es ahora o nunca y que no sólo aumentarán sus lectores, oyentes, espectadores o usuarios tendremos una parte importante y necesaria del camino que debemos coger.

Hoy más que nunca queremos reconocer el trabajo incansable de los profesionales de la información que a diario ofrecen artículos y reportajes rigurosos sobre lo que de verdad importa a los lectores, buscando el rigor y la calidad en sus informaciones. Aplaudimos con fuerza a los medios que tienen visión de futuro y apuestan por un valor seguro: la información ambiental. Aquellos que todavía no han apostado por ello, deben saber que ya no hay otro camino.

Comunicar para transformar
Comentarios