miércoles. 08.02.2023

Vino El Dioni a la ciudad el viernes para presentar su libro «Palabra de ladrón» en el café Azaila 1930, un microcosmos en el que José Manuel López cultiva la fauna catódica más friki, con una exhibición de buen humor que para sí quisieran quienes creen que se ríen de él y le sabotean. Una visita que no le pareció rara a nadie, ahora que se afanan los políticos y dirigentes en el trajín de cómo terminar de afrontar la fusión de Caja España-Duero, sin que se vean las huellas del camión en el que han cargado dinero a calderadas, salido de los ahorros abnegados de los paisanos leoneses, los que dieron el golpe con prejubilaciones millonarias, créditos blandos autoaprobados y subvenciones de puestos de trabajo para los colegas. La «catástrofe» del sistema financiero, como resume el consejero de Economía, Tomás Villanueva, sin que le haga falta peluquín para despeinarse cuando pide responsabilidades después de haber pilotado las operaciones, mientras se prepara la lista de despidos de 1.500 personas.

Anima el panorama la presencia de El Dioni, para rememorar su fuga con casi dos millones de euros del furgón blindado que custodiaba, como marco para relativizar la acusación contra Alfredo Prada por el cobro del complemento de diputado de provincias. Un plus de 1.823,36 euros mensuales, el triple del salario mínimo interprofesional, que cobran además otros 62 parlamentarios que cuentan con casa propia en Madrid pero perciben esta compensación por residencia, frente a los 870,56 euros que reciben los madrileños. Calderilla para llegar a reunir alrededor de 6.000 euros de nómina al mes, que aseguró que es legal, no la decide él, ni «tiene por qué» indignar a los ciudadanos, que se pone la gente a mirar los sueldos de los demás y siempre le parecen mucho.

Conviene que fije residencia por aquí Dioniso, con su cráneo pelado y sus historias de Río de Janeiro en las que se encamaba con cinco mujeres y un travesti para conseguir que ya sólo le quede montar en globo, con el fin de tomar a risa la petición de 9 meses de cárcel para una joven que falsificó con una fotocopia un ticket de la ORA de 1,30 euros. La traslación a escala de la proeza con la que el Dioni dio aquel golpe al que Sabina puso letra «Con un par». Si se anima le va a encantar León. Hasta puede hacer una segunda parte del libro. Se va a sentir como en casa entre tanto admirador.

Con un par
Comentarios