domingo. 27.11.2022

La efervescencia suscitada por la sentencia del Tribunal Constitucional ha potenciado el concepto nacionalista del «derecho a decidir». «Som una nació, nosaltres decidim» es el lema que enarbola este concepto, vinculado al de soberanía. Conviene, por tanto, salir al paso de este grito y dejar las cosas claras: la soberanía no está vinculada al concepto etnicista de nación sino al político de Estado. En nuestro caso «la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado». O sea que existe una única soberanía, que no puede fragmentarse, de forma que la capacidad de decisión de una comunidad autónoma o de una localidad ha de inscribirse en el ámbito superior del Estado, personificación política de todo el «pueblo español», del que emanan todos los poderes. Lo demás es demagogia.

Decidir
Comentarios