viernes. 27.01.2023

Castilla y León está liderando en diversos frentes una pugna para dar visibilidad al problema poblacional que padecen determinados territorios. La falta de relevo generacional y las consecuencias que conlleva es uno de los retos que tienen las sociedades occidentales y se hace singularmente dañino en territorios con graves índices de envejecimiento. En la primavera pasada incluso llegó a Bruselas esta demanda de la Comunidad y recabó apoyos para alertar sobre los desequilibrios.

Ayer se conoció que en la próxima Conferencia de Presidentes, que ha sido programada para este martes, el Gobierno y las comunidades autónomas incluirán en la agenda de temas los desajustes demográficos. Para abordar asuntos tan fundamentales como la financiación se hace imprescindible que se tenga en cuenta la diversidad que realmente genera enormes diferencias entre los territorios y que surge de la distinta tendencia poblacional que presentan.

La redacción de la estrategia nacional sobre desequilibrios demográficos, que se une a otros temas como la unidad de mercado, la movilidad de funcionarios y la tasa de reposición, el bono social y el comienzo de la reforma de la financiación autonómica, se hará presente en la conferencia y supone un paso clave para que las comunidades con mejor índice de desarrollo puedan evidenciar sus limitaciones y la necesidad de que exista una distribución entre los territorios para no dejar a nadie atrás.

Los desequilibrios poblacionales, a la Conferencia de Presidentes
Comentarios