miércoles 27/1/21

Diversos caminos para la quiebra moral de un país

¿Aumentar impuestos para cubrir irregularidades en obras públicas? Hacía tiempo que no sobresalía con tanto brillo en los medios de comunicación, los afamados «sobrecostes» o «modificados de obras», cuna de las muchas corrupciones que anidan en este país desde la época romana y la construcción del Acueducto de Segovia.

Hemos creído que la actuación de la Justicia a través de judicaturas y fiscalías, con la sentencia del reciente caso de corrupción en Valencia, entre otras, serviría para calmar muchas voracidades de este estilo, y también, que después de estos últimos años, la calma existente, podría deberse a determinados intereses destinados a verter «capas asfálticas» sobre este tipo de irregularidades evitando su conocimiento por la opinión pública.

Miren, este modesto columnista, nunca ha creído en las casualidades, y que aún con datos pertenecientes a finales de 2016, observemos que un tema de las características de la Línea 9 del Metro de Barcelona, con un sobrecoste de casi 5.000 millones de euros, catalogado en un 251% superior al coste inicial presupuestado, un retraso de 10 años, y, que sobresalga con tanta virulencia, no se debe precisamente a la «ano Invisible» de Adam Smith en la Economía.

Afortunadamente, deben de existir otros diferentes tipos de manos, ¿maquiavélicas?, que propician la difusión de estas noticias, además de la profesionalidad de la Sindicatura de Cuentas de Cataluña.

Pero saben que llama más la atención, que la presente noticia surja precisamente a raíz del debate suscitado sobre el supuesto «dumping fiscal» que practica la Comunidad de Madrid, denunciado por ERC en el horizonte de una supuesta «armonización fiscal» gubernamental, dejando a un lado al País Vasco, que goza junto a Madrid de un mayor atractivo fiscal.

¡Reflexionen!, pues como manifestaba Marco Aurelio en sus Meditaciones, (Libro VII. 9). «Todo está entretejido entre sí y esa urdimbre es algo sagrado; pues son muy pocas las cosas extrañas entre sí».

Venimos escribiendo desde hace tiempo acerca del derroche de miles de millones de euros dilapidados por los dos últimos gobiernos, lacra, qué por lo observado, seguimos soportando, siempre sorprendidos, no por los hechos, sino por la tardanza en ver la luz.

Diversos caminos para la quiebra moral de un país
Comentarios