domingo 23.02.2020

EDITORIAL | Una cordillera que divide aún demasiado

El Principado de Asturias ha decidido declarar como bienes de interés cultural a una serie de restos y yacimientos arqueológicos que comparte con León. La primera crítica es obvia. En Castilla y León no existen iniciativas de este tipo para preservar la parte que corresponde a la provincia. Y ni unos ni otros tienen en marcha iniciativas para coordinar esta clase de acciones en materia de patrimonio.

El propio yacimiento de La Carisa —municipio de Villamanín— presenta la singularidad de que las excavaciones se realizan en función de las inversiones de los ejecutivos autonómicos. Las campañas no tienen prioridades científicas o técnicas. Se ponen en marcha cuando hay dinero y todo depende de la disposición a sufragar los trabajos.

Pero este problema ‘fronterizo’ entre el Principado y León se extiende a otros muchos campos. Ya no sólo es cuestión de las ‘guerras’ por la posesión de territorios o de acuerdos sobre la atención sanitaria. La coordinación de todo tipo de iniciativas, planes, políticas e incluso obras generaría beneficios para ambos lados de la Cordillera Cantábrica y haría más eficaz cualquier inversión de dinero público. Pero, en general, cada uno sigue su carril y a su ritmo. Y no se atisban intenciones de cambio.

EDITORIAL | Una cordillera que divide aún demasiado
Comentarios