lunes. 26.09.2022

EDITORIAL: La historia y los valores de León, por fin en los textos y las aulas

Los textos de Educación Primaria en Castilla y León incluirán a partir del próximo curso una unidad didáctica sobre la historia del Reino de León y una de sus aportaciones más relevantes al mundo actual: las Cortes celebradas en 1188 bajo el reinado de Alfonso IX que supusieron el origen del parlamentarismo tal y como hoy lo entendemos hoy y que sitúan en San Isidoro su nacimiento. Esa noticia, anunciada ayer por el alcalde, Antonio Silván, tras aceptar la Consejería de Educación de la Junta la propuesta del Ayuntamiento de León, supone el cumplimiento de uno de los objetivos prioritarios de la ciudad en relación con este asunto desde que en el año 2013 los Decreta de León de 1188, como memoria escrita de aquella concesión al pueblo del derecho a intervenir en la decisión de asuntos públicos, fueran declarados Memoria del Mundo y, dentro de esa categoría, reconocidos ya internacionalmente como el testimonio documental más antiguo sobre el sistema parlamentario europeo.

Esos escritos dan cuenta del hecho histórico de enorme trascendencia que supuso la implantación de un modelo de gobierno nuevo y una administración original en el marco de las instituciones españolas medievales gracias a la participación por primera vez del pueblo en la toma de decisiones del más alto nivel, junto con el rey, la Iglesia y la nobleza, a través de representantes elegidos en pueblos y ciudades. Que eso ocurriera hace más de ochocientos años tiene el doble valor de esa referencia temporal tan antigua como aportación más relevante del Reino de León y también el de que cambiase para siempre la historia de Europa hasta el punto de que si hoy podemos hablar de parlamentarismo es precisamente gracias a ese legado. Sin embargo, no debe olvidarse tampoco que el Fuero de León de 1017 ya recogía libertades tan importantes como la inviolabilidad de domicilio o la protección de la mujer. Esas normas dictadas aquí hace casi mil años y esos procedimientos de cumplimiento posteriores suponen también una primera declaración de los derechos humanos más básicos y cuya universalización sigue siendo hoy, diez siglos después, un reto para el progreso político y social de la humanidad. Poner de relieve todos los elementos representativos de nuestra historia y transmitirlo a las nuevas generaciones no sólo debe ser motivo de orgullo para León como cuna de libertades y derechos ciudadanos, sino sobre todo una obligación para los leoneses, depositarios de esos valores y de una ejemplaridad histórica que, ahora ya como conquista largamente perseguida, es por fin referencia universal por su comportamiento político y su actitud ante la sociedad.

EDITORIAL: La historia y los valores de León, por fin en los textos y las aulas
Comentarios