domingo. 29.01.2023

Picos de Europa representa los mejores valores medioambientales de España. Un espacio excepcional donde el hombre ha sabido convivir con la naturaleza durante generaciones. En otros Parques Nacionales no se da esa circunstancia y, por tanto, debe reconocerse el papel de los habitantes de la zona, mayoritariamente asentados en la parte leonesa.

La redacción del nuevo Plan Rector de Uso y Gestión, más conocido por las siglas PRUG, marcará la hoja de ruta para las próximas décadas, como la norma más importante para hacer compatible esa armonía entre el hombre y la naturaleza, que no siempre es fácil, y se espera que esté en vigor en 2018 después de un amplio debate con todos los agentes implicados.

Uno de los asuntos más polémicos que contempla es el fin de la caza de forma gradual en tres años a partir de su aprobación, algo que choca con una actividad histórica que se pierde en el tiempo, pues antes de que se crease el Parque Nacional ya se cazaba en la zona. De ser así, lo primero que hay que exigir a las autoridades es que dé una compensación justa a los ayuntamientos. Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre no tienen muchas opciones para sacar recursos económicos y la caza lo ha sido vendiendo las cuotas de animales concedidas por la Administración cada temporada. En segundo lugar, hay que pedir consenso. No se puede abordar una reforma de este calibre sin contar con los habitantes, los que van a tener que convivir con las nuevas normas. Las medidas, en tercer lugar, debe mantener el ecosistema pues es el fin primordial de este valuarte de la naturaleza.

EDITORIAL: Los municipios de Picos deberán ser compensados
Comentarios